«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Antiguos aliados han filtrado que padece lupus

Alerta en Nicaragua tras la filtración del deterioro de la salud de Daniel Ortega

El líder del régimen nicaragüense Daniel Ortega y su mujer, Rosario Murillo. Jairo Cajina

Todo un misterio rodea el estado de salud del dictador sandinista Daniel Ortega, siempre ha manejado el tema como un secreto de Estado. Antiguos aliados han filtrado que padece lupus y problemas cardíacos, padecimientos crónicos e incurables. 

El dictador reapareció en escena junto a su esposa y vicepresidenta designada Rosario Murillo después de los rumores sobre el deterioro de su salud en las redes sociales. Un Ortega más encorvado recibió al presidente de la Agencia China de Cooperación Internacional para el Desarrollo (CIDCA), un día después de que su hijo Laureano Ortega Murillo firmara «proyectos de cooperación» en representación del régimen de sus padres.

Desde que retornó al poder, Ortega desaparece durante prolongados periodos sin dar ninguna explicación pese a que ocupa la máxima magistratura. Esa situación ha generado rumores hasta de su supuesta muerte, pero luego aparece, en ocasiones su deterioro físico es evidente.

Sus apariciones son nocturnas, la mayoría de las actividades oficiales se hacen por la noche, incluso los desfiles militares en los aniversarios del Ejército. Según la medicina, la mayoría de los pacientes con esa patología son sensibles al sol. Los rayos ultravioletas pueden activar o empeorar la actividad de lupus en la piel y en otros órganos. La exposición solar puede ocasionar cansancio, dolor en las articulaciones, inflamación, fiebre o caída del cabello.

El tema de los padecimientos de salud Ortega volvió a cobrar relevancia después de que el doctor Richard Sáenz Coen —un expreso político, actualmente en el exilio y quien fue el médico ginecólogo de la familia de Ortega y de Rosario Murillo hasta antes de las protestas que iniciaron el 18 abril de 2018— haya publicado que el dictador presentó complicaciones médicas debido a la insuficiencia renal crónica que padece.

Al mismo tiempo informó que el equipo médico de la «casa presidencial» había sido convocado debido a las condiciones que presentaba Ortega. «Lo sé de fuentes fidedignas», escribió el especialista, quien cuando era médico de las Ortega-Murillo también tuvo que acudir a llamados de emergencia en horas de la madrugada.

Y es que la numerosa familia Ortega-Murillo, sus hijos y respectivos núcleos viven en el mismo lugar, en El Carmen, donde han construido un bunker, una especie de ciudadela que cuenta con campo deportivo y donde los hijos de la pareja presidencial han construido sus residencias, igual que hizo el dictador cubano Fidel Castro con sus hijos que viven en el llamado «Punto Cero».

«Él se cuida. Sabe que es una persona con una enfermedad crónica, que cualquier cosa y se muere. Es un tipo que tiene lupus y un problema cardiaco. Preventivamente le mandaron a cuidarse», dijo al medio Infobae, uno de los antiguos aliados y exasesor de Ortega durante la primera dictadura sandinista, Oscar Rene Vargas.

Aunque Ortega cuenta con un equipo médico en Nicaragua y una clínica equipada en su residencia en El Carmen, se sabe que viaja con regularidad a Cuba, donde los rumores apuntan que es atendido por el lupus que padece, una enfermedad autoinmunitaria crónica y compleja que puede afectar las articulaciones, la piel, el cerebro, los pulmones, los riñones y los vasos sanguíneos de manera que provoca inflamación generalizada y daño del tejido en los órganos afectados.

Lo anterior explicaría la insuficiencia renal crónica que estaría padeciendo Ortega, de acuerdo con la información proporcionada por el doctor Sáenz.

El especialista dijo a La Gaceta que hay alerta en El Carmen debido a la filtración sobre el deterioro de la salud de Ortega. «Se maneje que están tratando de mostrar a Ortega este 19 de abril, la vieja guardia del sandinista está alerta, a la espera que Ortega muera para caerle a Rosario Murillo».

El llamado «sandinismo histórico» no respalda a Murillo. El régimen declarará el 19 de abril como «día nacional de paz en Nicaragua». Se espera que ese día Ortega haga acto de presencia. 

De morir Ortega, le sucedería su esposa Rosario Murillo, a quien ha llamado copresidenta de la nación centroamericana y a quien los antiguos aliados del tirano sandinista señalan como «perversa».

Hasta ahora el régimen no ha salido al paso para «desmentir» la recaída de salud del dictador Daniel Ortega. Ortega estuvo ausente en la firma de proyectos con China el viernes. En su lugar estuvo su hijo Laureno Ortega Murillo, de quien se dice sería el sucesor de la dinastía. 

.
Fondo newsletter