«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
EN UN PROGRAMA DE BECAS

AMLO destina 100 millones a extranjeros mientras la pobreza crece en México

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Reuters

El movimiento presuntuosamente autollamado ‘Cuarta Transformación’, encabezado por el polémico Andrés Manuel López Obrador (AMLO), está otorgando becas a cerca de 87 mil ciudadanos, pero no de México, sino de Centroamérica y el Caribe, con lo que destina impuestos de los mexicanos por dos mil millones de pesos –unos 952,380,952.38 euros- a gente allende las fronteras.

De acuerdo con una investigación publicada por el Heraldo de México, firmada por Iván Evair Saldaña, los conocidos programas “Jóvenes Construyendo el Futuro” y “Sembrando Vida” están siendo aplicados ya en El Salvador, con 40 mil becarios; en Guatemala, con 20 mil, en Belice con dos mil, y en Honduras con 20 mil.

Cuba, por supuesto, no podía quedar fuera, con la gran amistad del Gobierno mexicano con la dictadura comunista de Díaz-Canel, y a la isla se destinan montos para atender a cinco mil beneficiarios, según informes de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

¿Qué montos reciben los becarios extranjeros de AMLO? Varían por país, pero –sigue el Heraldo- “en promedio, para el programa de jóvenes se dan 180 dólares mensuales y para el de agricultores de árboles maderables y frutales 250 dólares mensuales”.

El hiperactivo canciller mexicano, y aspirante a la presidencia, Marcelo Ebrard, ha declarado que la inversión por ahora en esa zona es de 100 millones de dólares, pero que se incrementará en 2022 y 2023 para integrar aún a más becarios.

En abril de 2022 se contaban sólo 40 mil beneficiarios de los apoyos en El Salvador y Honduras, pero las visitas recientes de AMLO lograron sumar otros 47 mil.

Y si esto es con una mano, con la otra hay un despliegue de 30 mil soldados de la Guardia Nacional para frenar la migración, cerca de la frontera sur de México.

En la conferencia de prensa de este 8 de junio, esa copia del Aló Presidente de Chávez que realiza AMLO, le preguntó la prensa:

-En otro tema, señor presidente, salió hoy en Milenio (diario nacional mexicano) que hay una gran movilización militar de las Fuerzas Armadas, también de la Guardia Nacional, cerca de 30 mil, 28, 30 mil personas, mencionan, militares para contener en cuatro frentes la ola migratoria. La pregunta es: ¿cuántos militares se están movilizando para atender precisamente las caravanas y la movilización migratoria de Centroamérica hacia México?

A lo que AMLO respondió: “Es normal lo que se está haciendo, no hay un plan especial”. Y siguió: “Desde luego, la gente está necesitada, quiere trabajo. No ha habido respuesta, ayer lo comentaba. Llevamos cinco años —para no echarle la culpa a este gobierno de Estados Unidos, sino desde el gobierno del presidente Biden, perdón, Trump—, que se habló de cuatro mil millones de dólares y en cuatro, cinco años no han destinado nada; en cambio, autorizaron los legisladores de Estados Unidos, esos que hablan de que les preocupan los derechos humanos… Sí, Ted Cruz, y el Menéndez. Esos senadores casi por unanimidad, creo que faltó uno, autorizaron 40 mil millones de dólares para armas a Ucrania. Entonces, ¿cómo es posible que no se puedan autorizar los mismos cuatro mil millones para enfrentar el problema de fondo del fenómeno migratorio?, ¿por qué ese doble discurso?”, dijo.

Sin embargo, los programas sociales no podrían resolver la pobreza de ningún país, y de México tampoco. El “mega asistencialismo” que entroniza AMLO como remedio contra la pobreza, son sólo dádivas del Gobierno que no generan riqueza, que tampoco solucionan nada de fondo. Es el pensamiento de los progresistas: dar dinero a “los más necesitados”, a costa de los impuestos de los que sudan cada día.

La diputada federal Estefanía Rodríguez Sarabia, de Baja California, declaró hace unos días que “los altos índices de pobreza en el país, en especial en las comunidades rurales y más alejadas, evidencian que la estrategia de los programas sociales del gobierno de Andrés Manuel López Obrador son un fracaso”.

Dijo que, “según la estadística, hay varios estados con mayor índice de pobreza desde que arribó MORENA al poder” y que “estos datos confirman que las acciones de la Secretaria de Bienestar Social han resultado fallidas”.

“La entrega de despensas, vales, a las familias más necesitadas de las zonas rurales, en particular durante las elecciones, son un fracaso; lo señalamos desde un inicio de este Gobierno, la estrategia de MORENA es una réplica del PRI”, dijo. 

Y no sólo son un fracaso, sino que el principal objetivo real de tal mega asistencialismo, es electorero, construyendo una base social de apoyo al partido oficialista que sirva para inclinar la intención del voto. 

Prueba de la inutilidad del mega asistencialismo para combatir la pobreza son los datos más recientes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL): el incremento de pobres será de hasta 2,5 millones de personas en 2022

Rolando Ocampo, directivo de la CEPAL expuso que “para México los cálculos nos llevarían a incrementos de pobreza de 1 millón 600 mil personas que pasarían a pobreza, con el escenario extremo de 2.5 millones de personas que estarían en pobreza”.

TEMAS |

ESPAÑA

.
Fondo newsletter