«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
entrevista en buenos aires

Milei, a Carlson: «El socialismo es siempre un fenómeno violento, asesino y empobrecedor»

Javier Milei junto a Tucker Carlson.
Javier Milei junto a Tucker Carlson.

Trescientos ocho millones de personas en todo el mundo han visto ya, en el momento de redactar esta crónica, la última entrevista de la exestrella de la Fox Tucker Carlson, que ha viajado a Buenos Aires para conversar con el candidato a la presidencia argentina Javier Milei, que ganó las primarias con el 30% de los votos.

Carlson inicia el vídeo con una introducción en la que define Argentina como «un país desesperado» por la crisis económica y los sucesivos fracasos de los gobiernos «que llevaron a un país desarrollado a esta situación». Una posible solución, sugiere Carlson, es la visión que el candidato liberal ofrece para la nación.

Milei no defraudó. Cargó contra el socialismo, «escudándose en que la justicia social, que sólo busca vivir del Estado y de quienes trabajan, destruyéndolo todo«, lamentando que se haya impuesto la consigna de la ‘ampliación de derechos’ —«donde hay una necesidad, nace un derecho»—, recordando que las necesidades son infinitas y los recursos son finitos, y alguien tiene que pagarlos.

«Soy un defensor de la libertad y de la paz; así que los chinos, Putin y Lula no entran ahí«, dijo el candidato de La Libertad Avanza, planteando un giro radical a las relaciones preferenciales con China, Rusia y Brasil que han caracterizado el régimen kitchnerista argentino.

Arremetió contra una justicia social que supone «robarle a una persona el fruto de su trabajo y dárselo a otra. Entonces estamos no sólo ante un robo, pero además significa un trato desigual ante la ley». Eso significa, añade, que «el Estado premia a algunos y castiga a otros desde una posición de poder, porque el Estado tiene el monopolio de la violencia«.

Carlson, naturalmente, le preguntó qué le aconsejaría al probable candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, y Milei respondió sin vacilar que «no les dé tregua a los socialistas y siga con su lucha en contra, porque es uno de los pocos que entiende cabalmente que la pelea es contra el socialismo y los estatistas, él sabe que la riqueza proviene del sector privado». «El socialismo es siempre un fenómeno violento, asesino y empobrecedor», ha dicho.

Porque, siguió Milei, «el Estado no sólo no crea riqueza, sino que la destruye, da lo que no produce y cuando produce algo lo hace mal». Y recordó que «Argentina empezó a abrazar las ideas socialistas hace más de cien años«, y esa es la razón por la que el país, «con enormes riquezas y una población inteligente», ha acabado en la actual situación desesperada.

El caso de la socialización de Argentina se explica, a juicio de Milei, por la alegoría del sapo en la olla puesta al fuego, que no se da cuenta del peligro hasta que es demasiado tarde. «El socialismo impuso una idea que luce atractiva, pero es terrorífica en cuanto al funcionamiento económico, que es la idea de que donde hay una necesidad nace un derecho. Y eso es un problema, porque las necesidades son infinitas y los derechos alguien los tiene que pagar, y los recursos son finitos».

De hecho, la izquierda plantea problemas que dice combatir pero que nunca resuelve, sino que empeora. Puso el ejemplo del ministerio argentino homólogo al que tenemos en España con Irene Montero. «Supuestamente, ese Ministerio se dedica a ocuparse de los temas vinculados a las mujeres, pero no han logrado ningún resultado», dijo Milei, entonces Carlson le preguntó si las mujeres eran felices en la Argentina: «No, porque pintar un banco de plaza o hacer una canción no modifica las condiciones o los problemas que pueden estar padeciendo las mujeres«.

«De hecho uno de los mayores logros del liberalismo es la igualdad ante la ley, y entonces ¿por qué no hay un ministerio de hombres? Así que, si tenemos igualdad ante la ley, lo que necesitamos es que la ley se cumpla, no que haya un ministerio de la mujer», enfatizó.

«El Ministerio de la Mujer crea una discriminación, porque trata a las mujeres como seres inferiores, lo que es aberrante, pero además genera comportamientos opuestos que terminan perjudicando a las mujeres. Pasa como todo lo que quiere corregir el Estado y hace un problema peor, y el Ministerio de la Mujer era evidente que lo único que iba a causar era daño a las mujeres, salvo a aquellas que se benefician de ser empleadas públicas».

A una pregunta de Carlson, el candidato de LLA hizo una razonada defensa de la vida y contra el aborto desde el punto de vista liberal. «Como liberal libertario —aclaro, porque en inglés ‘liberal’ es distinto, así que voy a habla como libertario—, y como el liberalismo es el respeto irrestricto del proyecto de vida del prójimo, basado en la no agresión y la propiedad, por lo tanto una de las ideas fundamentales es defender el derecho a la vida», señaló Milei, precisando que «la ciencia indica que la vida comienza en el momento de la fecundación, y se genera un nuevo ser, con nuevo ADN; es cierto que la mujer tiene derecho sobre su cuerpo, pero ese niño no es su cuerpo, por lo tanto el aborto es un asesinato agravado por el vínculo y por la diferencial de fuerzas, porque el niño no tiene forma defenderse».

«Busco ser testimonio de vivir en libertad, y voy a dar la pelea por la idea de la libertad todo lo que haya que darla, porque hacer lo correcto no se negocia», señala Milei, y la última pregunta de Carlson apuntó a si no teme que sus medidas radicales deriven en violentas protestas callejeras. «No me preocupa porque voy a gobernar con la ley en la mano, y en mi gobierno la ley se va a cumplir, el que las hace las paga, pero además no tendrían por qué quejarse porque no van a ser afectados en las reformas de primera generación y cuando tomen lugar las reformas de segunda generación ellos mismos van a dejar de lado esos trabajos en el Estado por una cuestión de incentivos y remuneración», concluyó.

.
Fondo newsletter