'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Carta del abogado defensor de los intereses aragoneses en la Franja al Nuncio

Creo que es un texto que merece conocerse

Al Excmo. Sr. Nuncio Apostólico en España

Excmo. Sr.: en primer lugar, darle las gracias por todo lo que ha hecho, y está haciendo con gran sacrificio personal, para que se cumplan las sentencias de los tribunales vaticanos que ordenan al Sr. Obispo de Lérida que devuelva diversos bienes artísticos a las parroquias aragonesas que pasaron al Obispado de Barbastro-Monzón y al Obispado de Huesca.

 

Son ya muchos años de litigio y, lamentablemente, el Vaticano ha tomado una postura de no incomodar a la parte catalana, no obligándole al Obispo de Lérida a cumplir las Sentencias de los Tribunales del Papa, lo que considero un error gravísimo y que la Iglesia pagará muy caro.

 

Sabemos que a la Nunciatura y a la Secretaría de Estado vaticana han llegado muchos informes de la parte catalana, llenos de errores, mentiras, y manipulaciones que, lamentablemente, han sido tenidos en cuenta.

 

Ha llegado ahora el momento de la verdad, y esa verdad, desgraciadamente para la Iglesia, ha tenido que llegar por la vía de los tribunales españoles, quienes han puesto en evidencia a la misma Iglesia quien, pudiendo ejecutar sus resoluciones, no lo ha querido hacer, tal y como el Juez de Barbastro ya puso de manifiesto en el exequátur que presentó el Obispado de Barbastro por el que pretendía que un Estado aconfesional, como el español, nada más ni nada menos, ejecutase la Sentencia vaticana. El Juez de Barbastro evidenció que esto ocultaba un problema de desobediencia interna, y nada más, como así es.

 

Ya conoce lo que pienso del Obispo Juan Piris, quien tantísimo daño ha hecho, y sigue haciendo, a toda la Iglesia, aunque el último responsable no es solo el, sino quien le ha consentido tan escandaloso comportamiento.

 

Esta semana pasada la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo español, ha dictado dos resoluciones judiciales por las que rechaza la admisión de sendos recursos de casación interpuestos por el Consorcio del Museo de Lérida, institución político-civil en donde participa plácidamente el Obispo de Lérida como miembro del mismo y en donde ha metido toda la colección religiosa de arte, confirmando así el T. Supremo las Sentencias que dictó antes en contra del Consorcio del Museo de Lérida la Sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Aragón. En dichas sentencias se decía que unos mismos bienes culturales no pueden estar catalogados contradictoriamente por dos comunidades autónomas distintas, prevaleciendo en este caso la catalogación aragonesa, que deja sin efecto jurídico alguno a la catalogación catalana, porque esos bienes eran de propietarios aragoneses (parroquias aragonesas), habían sido originados en Aragón, habían permanecido en Aragón durantes siglos, y solo estaban en Lérida temporalmente en mero concepto de depósito, por lo que, era obvio que esos bienes eran patrimonio cultural aragonés y no catalán, añadiendo el Tribunal que, la catalogación catalana como colección inescindible, carecía del más mínimo efecto jurídico.

 

Me permito recordarle que estas Sentencias VINCULAN Y OBLIGAN al Sr. Obispo de Lérida como miembro de este Consorcio, y hacen ya insostenible la permanencia de la Iglesia en el mismo, porque esos bienes eclesiásticos están secuestrados de forma ilegal privando a sus propietarios del goce de sus bienes, por lo que se hace necesario ya que, de una vez por todas, la IGLESIA CATÓLICA SALGA PARA SIEMPRE del Museo de Lérida, y pueda así entregar los bienes a los dos Obispados concernidos. No queda ya excusa alguna, y, por supuesto, nos reservamos todas las acciones civiles y penales correspondientes caso de pasividad a la hora de entregar esos bienes a sus legítimos propietarios, las parroquias aragonesas.

 

Espero, y estoy bien seguro de ello, de que V.E. apoyará a los Srs. Obispos de Barbastro-Monzón y de Huesca quienes, huelga decirlo, han sufrido lo indecible con este asunto, esperando que se ordene al Sr. Obispo de Lérida, bajo penas canónicas si hiciese falta, que salga urgentemente del Consorcio del Museo de Lérida y entregue de forma inmediata esos bienes a Barbastro y Huesca. La Iglesia del Papa Francisco, con sus Nuncios a la cabeza, tiene que distinguirse por estar con la verdad y apoyando siempre al más débil, y en ello ganará la Iglesia siempre terreno y prestigio, de lo contrario, se arriesga a desaparecer en estos territorios.

 

Esperando se ponga punto y final a este interminable e incómodo asunto, le saluda muy atenta y cordialmente, en Madrid a 13/2/2014.-

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter