«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Los hay que hablan bien de esta cigüeña, incluso demasiado bien

Pues, mi agradecimiento

Uno está acostumbrado a que le digan de todo. Bueno y malo. Dios me ha dado un don que le agradezco muchísimo todos los días. Un caparazón de tortuga que hace no me hagan mella insultos y descalificaciones. Diría que muchos hasta me divierten. Qué hablen de uno aunque sea mal, decía no sé quien. Creo que ese cupo lo tengo bien cubierto. 

La verdad es que por otra parte me lo ponen muy fácil. Que personas a las que desprecio profundamente, que me parecen basura moral e intelectual, tengan mal concepto de mi persona es como para sentirse orgulloso. Y a las que no conozco por ocultarse en el anonimato pero que se empeñan en demostrar a todo el mundo su analfabetismo cultural, en verso o en prosa, pues no es como para sentirse mal. Lo preocupante sería su aplauso. 

Pero hoy no voy a hablar de ese submundo sino de quienes me muestran afecto y solidaridad. Que por supuesto les agradezco muchísimo aunque no lo exprese con la frecuencia que os merecéis. No hay mayor camaradería que la que se fragua en las trincheras frente al enemigo y los imbéciles. Que generalmente suelen coincidir en el mismo semoviente. 

Son numerosas las páginas digitales que enlazan a esta cigüeña en sus recomendaciones. De unas lo sé pero seguro que hay otras, para mí desconocidas, que también lo hacen. A todas mi abrazo agradecido. Seguramente no pocos de mis lectores han llegado, y se han quedado, de esa procedencia.

Hoy un lector amigo me hace llegar no un enlace sino un artículo dedicado a esta cigüeña. Desde el afecto y la trinchera. No sabía de la existencia de esa página. Me pasa con muchas pues las nuestras están multiplicándose como las flores de abril y mayo. A todas las hermanas, tantas ya, las desconocidas y las conocidas, un abrazo agradecido. El mañana es nuestro. El mañana es de Dios.

Y a este amigo que hoy particularizo, y en quien siento a tantos, deseando de todo corazón que también me sintáis a mí, un gran abrazo en la causa de Dios y de su Iglesia.

http://cristoerasabio.blogspot.com.es/2014/01/el-blog-de-la-ciguena-de-la-torre.html 

TEMAS |
.
Fondo newsletter