«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Un pequeño pueblo que tiene dos obispos

Los Cerralbos es un pueblo toledano, próximo a Talavera que si digo que es pequeño exagero. Pues no llega ni a pequeño. Tiene menos de quinientos habitantes. Y dos obispos. Don Ángel Fernández Collado, auxiliar de Toledo, y Don José Demetrio Jiménez Sanchez-Mariscal, obispo de la Prelatura de Cafayate en Argentina. 

Me parece normalísimo que la localidad dedique una calle a sus dos hijos que han llegado a la suprema dignidad del sacramento del Orden. Ahí es nada. Dos de sus hijos, de sus pocos hijos, obispos.

Si algo tendrá el agua cuando la bendicen algo tendrá Los Cerralbos cuando salen así algunos de sus hijos. Pues enhorabuena Los Cerralbos. En el siglo XIX hubo otro pequeño pueblo, creo que Budia, de la diócesis de Sigüenza que dio media docena o más de obispos.

Don Ángel es historiador notable y persona muy querida en Toledo. Cuando se supo su nombramiento la alegría fue general en la diócesis primada. De Don José Demetrio no sé nada aunque mi opinión sobre la Iglesia argentina actual no es precisamente buena. Dios quiera que tenga más de Los Cerralbos que de la República hermana. O que conserve al menos algo de su localidad natal como la describe Don Ángel.

Entiendo el contento del pueblo y que le dedique una calle a sus dos obispos. Veo por la fotografía que el argentino tiene más talla física que el obispo auxiliar. Ojalá la intelectual y la eclesial sean al menos como la de Don Ángel.

http://www.revistaecclesia.com/los-cerralbos-toledo-dedicara-una-calle-sus-dos-obispos/

  

TEMAS |
.
Fondo newsletter