'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Una salina que da sal sin sabor, ¿para qué sirve?

Y si el sabor es malo, como el de la presente, peor

El vicario episcopal de Mallorca he leído que ofreció al obispo su renuncia y que éste la rechazó. Atribuyendo las críticas a su vicario a grupos ultras. Pues está usted muy equivocado, salina sin sal. Las críticas a su vicario no proceden de grupos ultras sino de la doctrina de la Iglesia. ¿La conoce usted? ¿Se la pasa por el forro de sus capisayos? 

De momento parece mucho más eclesial el vicario que su jefe. Llamarle obispo me cuesta. Este valenciano insípido, por mucha sal que lleve en el apellido, está haciendo oposiciones para lograr el destacado puesto de peor obispo de España. Ya había hecho méritos en Tortosa y como administrador apostólico de Lérida, pero en ambas diócesis sin pasar de mediocrillo. En Mallorca intenta superarse. Y lo está consiguiendo. Hasta su lamentable vicario general le está dando lecciones de amor a la Iglesia.

Este lince con cataratas, las del Niágara son apenas una cascadilla comparadas con las que tiene ante sus ojos, no quiere reconocer su descomunal error en el nombramiento y está dispuesto a morir como los de Sagunto. Sosteniendo su descomunal error. ¿Cómo se va a equivocar él, obispo paellero, si en Valencia las hacen como en ningún otro sitio? Pues en Mallorca está usted haciend una que peor imposible. Revenida y sin sal. 

El diario Última Hora, aunque no lo incluye en su página web, nos narra su respaldo a Vera. Que lo he archivado por si acaso. Nunca creí que iba a echar de menos a Murgui y a Lucas Riera. Dos genios comparados con lo que hoy ha llegado a Mallorca. ¡Vuelve Murgui, vuelve Lucas!

Si hasta Piris, otro valenciano, otra calamidad valenciana, es más hábil que la salina desalada. La Forcades va a Lérida pero a un local civil. En Mallorca va a una parroquia. Si lo de Vera es una vergüenza lo de la monja en una parroquia mallorquina ya colma el vaso.

Usted se ha empeñado en perderlo todo. Pues a apechugar con lo que se ha buscado. ¿Lo suyo es Vera y la Forcades? Pues que con su pan se lo coma. Pero luego no se queje de que se lo recuerden.  Y que el pan se le atragante. ¡La Forcades en una parroquia de Mallorca! La culpa no la tiene ella. La tiene Javier Salinas, obispo nefasto de aquella diócesis. 

TEMAS |

Noticias de España

.
Fondo newsletter