«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Un titular equivocado: «Misioneros: mucho más que sacerdotes»

http://www.elmundo.es/internacional/2014/08/11/53e8ea0622601d197a8b4587.html?a=f04286d62ff566b70c7b881acd2a3817&t=1407824012

No se le pueden pedir peras al olmo ni a los periódicos exactitudes. Pero el titular de El Mundo que recogemos refleja la ignorancia sobre lo que es el sacerdocio católico. En misiones y en lugares que no son de misión. Si es que algiuno queda. 

El sacerdote es el padre de la comunidad cristiana. Y las funciones de padre son amplísimas. Lo grave es confundir las propias con las supletorias. Como lo hace El Mundo. Y como también lo hacen algunos sacerdotes.

El probema surge cuando las supletorias agradan más al cura que las propias. Entiendo perfectamente al sacerdote médico, profesor, agricultor, ingeniero de caminos y hasta reivindicador social. No hay nada malo en que lo sean y en no pocas ocasiones tienen que serlo. Pero si esas añadoiduras, muy justas y convenientes, llegaran a anular la verdadera misión del sacerdote, que es llevar almas al cielo, algo ha quebrado en el esquema.

Porque el sacerdote que debe enseñar a sus niños a leer, si no se lo enseñan otros, que debe alimentarles, si no lo hacen otros, y curarles, responsabilizarles, abrirles al progreso…, corre el riesgo de asumir roles, en ocasiones socialmente mucho más rentables y valorados, que opacan su verdadera misión sacerdotal y en ocasiones hasta la eliminan. Incluso con gran contento de ellos no pocas veces.

Pues se han equivocado de cometido. Aunque en el nuevo les vaya muy bien. Y en más de una ocasión sea la puerta para abandonar el sacerdocio.  

TEMAS |
.
Fondo newsletter