«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Brasil supera las 140.000 muertes por COVID el día que se adhiere a la plataforma Covax por la vacuna

Brasil, uno de los países más afectados en el mundo por la pandemia del nuevo coronavirus junto a Estados Unidos e India, se aproximó este jueves a los 4,7 millones de casos confirmados y a las 140.000 muertes relacionadas con el COVID-19, según divulgó el Ministerio de Salud.

En su último boletín epidemiológico diario, el Gobierno informó que en las últimas 24 horas se registraron 32.817 nuevos casos confirmados y 831 muertes, cifras levemente inferiores a las del miércoles.

Con estos datos, desde el primer contagio, el 26 de febrero, y la primera muerte, el 12 de marzo, ambos en Sao Paulo, el país suma ahora 4.657.702 casos confirmados y totaliza 139.808 óbitos.

Brasil, que continúa como uno de los epicentros mundiales de la pandemia, aparece como el segundo país en número de muertes detrás de Estados Unidos y el tercero en contagios después del país norteamericano e India.

Hasta este jueves, el país suramericano registraba una tasa de mortalidad de 66,5 decesos y una incidencia de 2.216,4 personas infectadas por cada 100.000 habitantes.

Según los datos oficiales, en la nación de poco más de 210 millones de habitantes se han recuperado 4.023.789 pacientes del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, lo que supone el 86,3 % del total de infectados.

Otros 494.105 pacientes se encuentran en acompañamiento médico en hospitales o en sus residencias después de haber dado positivo en las pruebas clínicas.

El estado de Sao Paulo (958.240 casos confirmados y 34.677 fallecimientos), en la región sudeste, sigue a la vanguardia como el más afectado por el patógeno.

La mayoría de regiones habían iniciado su plan de desescalada con la reapertura del comercio y el retorno de algunas actividades económicas y servicios suspendidos, pero frente al aumento de casos en determinadas zonas muchas han dado marcha atrás.

El estado de Amazonas (norte), por ejemplo, volvió a imponer este jueves algunas restricciones, ante el aumento de casos de COVID-19 en las últimas semanas, luego de haber superado el colapso de sus sistemas de salud pública y funerario vivido al comienzo de la pandemia.

El gobernador de Amazonas, Wilson Lima, determinó así el cierre de los bares, casas de fiestas y de las playas ribereñas por un periodo de 30 días, pero mantuvo las clases presenciales en los colegios.

Brasil adhiere a la plataforma global Covax y anuncia 454,5 millones

Brasil, uno de los países más golpeados por la pandemia del nuevo coronavirus, anunció este jueves su adhesión al programa Covax, la plataforma de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que consiste en el primer contrato vinculante para obtener vacunas de la COVID-19.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, promulgó este jueves dos medidas provisionales para garantizar el acceso del país a la plataforma.

Además de su acceso al Covax, instrumento del Acelerador para el Acceso a las Herramientas contra COVID-19 (ACTA, por sus siglas en inglés), impulsado por la OMS, el Gobierno determinó también la liberación de recursos por 2.500 millones de reales (unos 454,5 millones de dólares) para participar en el programa.

De acuerdo al servicio estatal de noticias Agencia Brasil, los recursos permitirán al país garantizar las vacunas para un 10 % de la población hasta finales de 2021, con énfasis en la población de más alto riesgo, y, a su vez, participar en la cooperación para que los países más pobres puedan tener acceso a las mismas.

El portafolio le permitirá a Brasil, que hasta el momento es el segundo país con mayor número de muertes (casi 140.000) y el tercero en número de casos confirmados (cerca de 4,7 millones), el acceso a nueve vacunasen desarrollo y a otras en análisis por parte de la OMS.

Sin embargo, la Presidencia aclaró que la adhesión al Covax no le impide a Brasil de realizar otro tipo de acuerdos bilaterales como los que ya se tienen con iniciativas de la industria farmacéutica privada y estatal de algunos países.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) autorizó las pruebas clínicas en voluntarios de las vacunas del laboratorio anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford, con 10.000 personas; de la china Sinovac, con 13.060, y de la europea de la multinacional Johnson & Johnson, con 4.000.

También tiene el aval del ente regulador la vacuna del consorcio BioNTech (Alemania) y Wyeth/Pfizer (Estados Unidos), que cuenta con otros 1.000 voluntarios.

Otra vacuna, la única de origen sintético y que está siendo desarrollada por la farmacéutica estadounidense Covaxx y la red de laboratorios clínicos brasileños Dasa, espera la autorización para ser probada también en Brasil en 3.000 voluntarios.

La Anvisa aclaró también que la vacuna rusa Sputnik V, por ser desarrollada totalmente fuera del país, no tendrá voluntarios y su autorización de comercialización se dará con el «registro» que se otorgará «después de cumplir con todas las exigencias».

No obstante, la Anvisa ha realizado «reuniones de carácter preliminar y anticipando una posible demanda futura» con el gobierno regional del estado de Paraná (sur), fronterizo con Argentina y Paraguay, que estableció un acuerdo con las autoridades sanitarias rusas para la comercialización del antivirus.

El estado de Bahía (nordeste) también tiene un acuerdo con Rusia para comercializar 50 millones de dosis de esa vacuna, contemplando una futura producción de la misma, y otro similar con la estatal china Sinopharm para probar dos antivirus de ese laboratorio que están siendo desarrollados en Pekín y Wuhan.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter