'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Caso Skripal: Científicos británicos no pueden relacionar el veneno con Moscú

El principal laboratorio de investigación de armas químicas británico, Porton Down, ha asegurado que no puede relacionar el envenenamiento del exespía ruso, Sergei Skripal, con Moscú.

El laboratorio británico que identificó el agente nervioso con el que el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron envenenados hace un mes indicó este martes que no ha podido «verificar» la procedencia de esa toxina.
Gary Aitkenhead, consejero delegado del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Porton Down, un centro militar ubicado en el condado de Wiltshire (centro de Inglaterra), afirmó a la cadena Sky News que los expertos no han «verificado la fuente precisa» de la que proviene el químico «Novichok», utilizado para envenenar a los Skripal.
Según Aitkenhead, el trabajo del laboratorio se limita a «proporcionar la evidencia científica» que identifica al agente nervioso. «Identificamos que era de la familia de ‘Novichok’ y que es de tipo militar, pero nuestro trabajo no es decir dónde se fabricó realmente», sostuvo.
Señaló que toda la información recabada en el centro militar ha sido trasladada al Gobierno del Reino Unido, que acusa directamente al presidente ruso, Vladímir Putin, de estar detrás de lo sucedido, si bien el Kremlin niega categóricamente cualquier implicación en los hechos.
El embajador ruso ante la Unión Europea (UE), Vladímir Chizhov, insinuó hace días que el veneno podía proceder del propio laboratorio británico, a solo 12 kilómetros de Salisbury, la ciudad del sur de Inglaterra donde Skripal y su hija fueron intoxicados.
«Porton Down es la mayor instalación militar que hay en el Reino Unido que se ha encargado de desarrollar investigaciones relacionadas con armamento químico», apuntó.

Rusia apunta a la OTAN

Por otro lado, Moscú sugirió que la crisis en torno al envenenamiento del exespía ruso fue creada por Occidente para justificar los crecientes gastos de la OTAN.
«Creo que todo fue ideado también porque próximamente (los países de la Alianza) tendrán que justificar ante la opinión pública dónde va el dinero, porque se trata de unos gastos colosales», dijo a la prensa Alexandr Grushkó, viceministro de Exteriores ruso.
Según el funcionario, antiguo embajador de Rusia ante la OTAN, en la actualidad «el presupuesto militar de los miembros europeos de la Alianza asciende a 270.000 millones» de euros.
«Y si llegan al 2 % (del PIB), esta cifra se elevará hasta 400.000 millones, lo que supera casi diez veces el presupuesto militar de Rusia», indicó.
Estos gastos serán objeto de muchas discusiones, aseguró el diplomático ruso, quien agregó que para justificarlos la OTAN necesita «un gran enemigo».

TEMAS |
+ en

Noticias de España

.
Fondo newsletter