«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Corea del Norte lanza otro proyectil que sobrevuela territorio japonés

El líder supremo norcoreano, Kim Jong-un

El proyectil, que ha sido lanzado desde Sunan, ha alcanzado una altura de 7000 metros y ha recorrido unos 3700 kilómetros hacia el este

Corea del Norte continúa con sus provocaciones al conjunto de la comunidad internacional, que, en los últimos meses, se están tornando cada vez más habituales. Como respuesta a las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU, el régimen estalinista acaudillado por Kim Jong-un ha lanzado un nuevo misil que, tras sobrevolar territorio japonés, ha caído en el océano Pacífico.

El proyectil, que ha sido lanzado desde Sunan, ha alcanzado una altura de 7000 metros y ha recorrido unos 3700 kilómetros hacia el este. En su trayectoria, ha sobrevolado la isla de Hokkaido, lo que ha provocado la activación del sistema de alarma a la población: ‘El Gobierno advierte a la gente que se mantenga alejada de lo que podrían ser fragmentos de misil’, rezaba la alerta enviada a la población.

En cualquier caso, las réplicas a este nuevo atropello de Pyongyang se han sucedido con relativa premura. Así, Corea del Norte ha llevado a cabo un ejercicio militar en el que se ha incluido el lanzamiento de un misil que, según la Junta del Estado Mayor del país, tenía capacidad para alcanzar el aeropuerto de Sunan.

Por su parte, el secretario de Estado norteamericano, Rex Tillerson, ha instado a todos los países a tomar nuevas medidas contra la Corea septentrional; un mensaje especialmente dirigido a China y Rusia, que son los los principales apoyos del ‘reino ermitaño’: ‘China suministra la mayor parte del petróleo norcoreano. Rusia es el principal empleador de la mano de obra forzada norcoreana. China y Rusia deben señalar su intolerancia por estos lanzamientos temerarios, adoptando medidas propias y directas’, ha asegurado el jefe de la diplomacia estadounidense.

Y a este requerimiento de Tillerson ha respondido, sin medias tintas, el Kremlin, que, a través de su portavoz, Dimitri Peskov, ha condenado de modo tajante la última provocación norcoreana: ‘Rusia está preocupada por otro lanzamiento provocador, que lleva a una escalada de las tensiones en la península coreana’.

En Japón, el primer ministro, Shinzo Abe, ha demandado que las sanciones contra el régimen de Kim Jong-un se cumplan y que la comunidad internacional permanezca unida. ‘Debemos hacer que Corea del Norte entienda que su futuro no será halagüeño si continúa por este camino’, ha aseverado.

Una materialización de las amenazas de esta semana

Recordemos que este jueves el régimen de Pyongyang amenazaba, con su particular grandilocuencia, tanto a Japón como Corea del Sur, países a los que afea su condición de aliados de Estados Unidos. De esta manera, en un comunicado difundido por la agencia de noticias oficial norcoreana, el régimen manifestaba la necesidad de ‘hundir en el mar’ las islas japonesas por medio de una bomba nuclear.

Así de belicosas fueron las advertencias de la Corea septentrional: ‘El grupo de traidores pro-estadounidenses debe ser severamente castigado y liquidado con un ataque de fuego al que no pueda sobrevivir. Sólo entonces la nación coreana podrá prosperar en un territorio unificado’.

Queda por ver ahora si finalmente – y como parece probable que ocurra – se aplican las sanciones impuestas contra Pyongyang por el Consejo de Seguridad de la ONU; sanciones que estriban en limitaciones en la importación de petróleo y en la prohibición de exportar textiles.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter