Inmigrantes ilegales asaltan y profanan la basílica de Saint-Denis en Francia

Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Le Pen critica que la extrema izquierda esté dispuesta -junto a los inmigrantes- a pisotear la civilización cristiana y «profanar un lugar de culto histórico».

Alrededor de 80 personas asaltaron la Basílica de Saint-Denis (Francia) este domingo en apoyo de los inmigrantes ilegales y contra el nuevo proyecto de Ley que quiere impulsar el Gobierno.


La presidenta de Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional), Marine Le Pen, criticó que la extrema izquierda esté dispuesta, en su locura inmigracionista, «a pisotear nuestra civilización y profanar un lugar de culto histórico». «Indigno», añadió.


Por otra parte, Nicolas Dupont, líder del partido derechista Debout la France, tildó la ocupación de «escandalosa» y en la misma línea denunció que cuente «con la vergonzosa complicidad de militantes y representantes electos de la extrema izquierda».


Macron quiere imponer cinco años de cárcel por trabajar sin papeles. Los extranjeros que crucen una frontera por un lugar no autorizado, por ejemplo, podrían ser condenados a un año de cárcel y una multa de 3.750 euros-. Pese a esto, ya matizó que «la inmigración cero no es posible», en primer lugar porque una parte de los extranjeros que acoge el país son personas que se casan con residentes en Francia, estudiantes o demandantes de asilo.

Deja una respuesta