«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
está detenida desde mayo de 2022

La Justicia rechaza desestimar el caso de Rhoda Jatau, en prisión por compartir un vídeo en condena al asesinato de Deborah Samuel

Rhoda Jatau. ADF International

El pasado 27 de noviembre, un juez del estado de Bauchi, Nigeria, se negó a desestimar el caso contra Rhoda Jatau. Jatau, cristiana y madre de cinco hijos, está encarcelada desde mayo de 2022 por supuestamente compartir un vídeo en WhatsApp en el que se condenaba el linchamiento de Deborah Samuel, la estudiante universitaria nigeriana que fue asesinada y quemada por sus compañeros de clase por compartir su fe cristiana.

Los abogados de Jatau habían solicitado la desestimación del caso después de que la fiscalía no aportara pruebas de las acusaciones contra la detenida. 

Desde el momento de su arresto, a Jatau se le ha negado en repetidas ocasiones la libertad bajo fianza y se la ha retenido en régimen de incomunicación. De hecho, durante más de 18 meses en prisión sólo ha tenido acceso intermitente a un abogado y a sus familiares durante sus comparecencias ante el tribunal. 

«Nadie debería ser procesado por expresión pacífica o por su religión. El continuo procesamiento y detención de Rhoda Jatau es una parodia de la Justicia», ha afirmado Sean Nelson, asesor legal de ADF International, el despacho que se ha hecho cargo de su defensa. «Una y otra vez, la fiscalía no ha presentado ni la más mínima prueba contra Rhoda. Si bien estamos decepcionados por el fallo del tribunal en un caso que nunca debería haberse presentado, continuaremos buscando justicia y libertad para Rhoda y todos los que sufren persecución en Nigeria», ha añadido.

La decisión de continuar con el procesamiento surge a pesar de que expertos de Naciones Unidas hayan enviado una carta de denuncia al Gobierno de Nigeria, en respuesta a llamamientos de ADF International y otras organizaciones de defensa de la libertad religiosa, denunciando que las leyes vigentes en el país sobre blasfemia suponen una violación de los derechos humanos internacionales.

Pese a todo, está previsto que el juicio de Jatau se reanude el 19 de diciembre y la acusada se enfrenta a hasta cinco años de prisión si es declarada culpable de los cargos en su contra. 

La persecución de los cristianos en Nigeria 

Los casos de Rhoda Jatau y Deborah Samuel son sólo dos ejemplos de la violencia generalizada contra los cristianos en Nigeria.   

En todo el mundo, más de  5.500 cristianos  fueron asesinados por su fe el año pasado. De ellos, el 90% eran nigerianos.    

En un país de más de 200 millones de habitantes, dividido casi en partes iguales entre cristianos y musulmanes, la criminalización de la blasfemia está a la orden del día. Estas leyes castigan a inocentes por expresar sus creencias y cancelan a las personas para que no difundan su fe.

Estas normas son las que también alientan la violencia social y colectiva —como ocurrió en el caso de Deborah Samuel—, y también afectan a minorías musulmanas.

Paralelamente al caso de Jatau, ADF International también trabaja en la actualidad en la defensa legal del músico nigeriano Yahaya Sharif-Aminu, un musulmán sufí que fue condenado a muerte en la horca por compartir letras de canciones consideradas blasfemas en WhatsApp. Yahaya ha apelado su caso ante la Corte Suprema de Nigeria con la esperanza de revocar la acusaciones. Desde hace más de tres años está en prisión.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter