«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Moscú acusa a EEUU de reagrupar los restos del ISIS contra Assad

El subsecretario de Defensa y jefe de Estado Mayor ruso, general Valeri Guerasimov, ha declarado que EEUU está reagrupando a los combatientes derrotados del ISIS en una nueva guerrilla para continuar los ataques contra el régimen de Bashar al Assad, ahora que la guerra civil siria acaba de concluir con la victoria del Gobierno de Damasco.

Por otra parte, análisis de las armas incautadas a los miembros derrotados del ISIS muestran que solo un 1,8% procede de Estados Unidos, siendo el origen del armamento restante Rusia y China, lo que podría sugerir una connivencia secreta entre esos países y el Califato.
¿Les he comentado alguna vez lo frustrante que es escribir información internacional? En el plano geostratégico, las apuestas son demasiado altas, los agentes demasiado poderosos, las fuentes fiables demasiado inaccesibles, las grandes decisiones tomadas de forma demasiado discreta y los escenarios demasiado remotos como para que el periodista pueda estar medianamente seguro de conocer la verdad de lo que está pasando.
Todos tienen un incentivo demasiado grande para mentir en su beneficio y, lo que es peor, disponen de ingentes medios para manipular los datos y comprar voluntades.
Lo único que podemos hacer es recoger las declaraciones de los protagonistas y aplicar un puñado de reglas de lógica y sentido común a partir de los precedentes.
Guerasimov cita en sus declaraciones fuentes de inteligencia para asegurar que Estados Unidos ha trasladado a 400 combatientes de la ciudad de Al-Shaddadi, controlada por los kurdos, al nordeste de Al Tanf, en la zona ‘pacificada’ por Estados Unidos.
«Prácticamente son lo que queda del Estado Islámico», asegura Guerasimov. «Pero ahora cambiarán de nombre. Su misión es desestabilizar la situación».
La acusación de que Estados Unidos está detrás del ISIS o, al menos, ha ayudado puntualmente al siniestro grupo terrorista multinacional, no es ciertamente nueva, como no son nuevas los repetidos desmentidos de Estados Unidos, que recientemente ha vencido y desalojado sus tropas de la zona iraquí.
¿Miente Moscú? Es perfectamente posible, naturalmente. Rusia y Estados Unidos han vivido momentos peligrosos en el escenario Siria, a menudo a punto de enfrentarse en un ‘duelo al sol’ con consecuencias impredecibles.
Estados Unidos armaba, instruía y financiaba abiertamente grupos ‘rebeldes’ contra Assad en la guerra civil que ha asolado Siria desde que estallara en 2011 una más que cuestionable ‘primavera’, y el Gobierno tenía todas las de perder hasta que entró en escena su aliado ruso. La situación cambió dramáticamente con la llegada del ‘Séptimo de Caballería’ ruso, con cuya ayuda las tropas gubernamentales han podido, al fin, dar por resuelta la contienda.
El problema es que el principal enemigo, el más correoso, no eran las dispersas milicias rebeldes, a menudo formadas con elementos extranjeros, sino el Califato, que ocupaba una parte importante del país. En la ‘guerra de nervios’ entre Moscú y Washington, los primeros acusaban a los segundos de estar dando cobertura al ISIS, y los segundos a los primeros de ignorar al ISIS para centrarse en la oposición, ejem, ‘democrática’.
Y lo cierto es que no han sido pocas las voces en el campo americano o entre sus aliados –como Israel o Arabia Saudí- que no han tenido empacho en decir que el ISIS no era el problema, o al menos que era un problema menor comparado con el que representaba Assad. Desde Europa, donde el Estado Islámico se ha responsabilizado de atroces y repetidos atentados en diversas ciudades, cuesta aceptar esta visión.
El caso es que el ISIS se ha quedado sin territorio bajo su control en Oriente Medio, pero no ha desaparecido, y no sería disparatado que tras la bochornosa humillación sufrida por los aliados y a la luz de la ‘primavera’ que están intentando encender en Irán, los americanos juzgaran beneficioso mantener un grupo armado que mantuviese Siria neutralizada, desestabilizándola.

TEMAS |
+ en
.
Fondo newsletter