Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.
Ver biografía
Ocultar biografía
Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.

6E: La caída del Muro Occidental

EL MUNDO NO SERÁ EL MISMO TRAS LA SALIDA DE TRUMP

El 6 de enero de 2021 será recordado como un día trágico para el capitalismo occidental. Una serie de acontecimientos marcó el fin de la presidencia de Donald Trump y sus logros internacionales, en defensa y sus políticas acertadas pre-pandemia, serán borrados.  La izquierda ha llegado al poder en los Estados Unidos y se multiplican los que festejan el acontecimiento.

El 6E es el equivalente occidental a la caída de Muro de Berlín, cuando se creyó muerto el comunismo. Pero 30 años después lo tenemos fortalecido y en pleno apogeo.

Trump, considerado por muchos como la barrera contra el marxismo en el continente, fue derrotado por al menos cuatro factores, aunque no los únicos: el primero fue la propagación del covid-19, cuya principal responsabilidad recae en el gobierno de la República Popular de China. No se ha podido probar que el virus fue creado deliberadamente en un laboratorio de Wuhan, pero sí está demostrado que el régimen chino permitió que el virus se expandiera hacia otras naciones.

Todo indica que de no haber sido por el golpe mortal que la pandemia propinó a la economía estadounidense, muy probablemte Trump habría sido reelegido fácilmente.

 Permítame, amigo lector, un parentesis. Este 6 de enero, mientras los medios informativos del mundo estaban reportando casi exclusivamente los sucesos del Capitolio norteamericano y responsabilizaban a Trump de haberlos incentivado; el Director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, denunciaba en rueda de prensa “que los funcionarios chinos aún no han ultimado los permisos necesarios para la llegada del equipo de expertos epidemiólogos” a ese país.  

Es decir, el mundo entero lleva más de un año sumido en una pandemia que ha arrojado casi dos millones de muertos, una plaga que ha originado una crisis económica mundial y una psicosis general  y la OMS aún no ha iniciado una investigación en el lugar de origen porque el gobierno comunista Chino no lo permite.  

La información fechada por las agencias internacionales EFE y AFP revela además que “esta investigación ha estado articulándose durante meses y ha estado rodeada de un gran secretismo tanto por parte de las autoridades chinas como de la propia OMS, ya que ninguna de las partes había confirmado siquiera las fechas en las que empezaría el estudio”. Inaudito que sea ahora que nos informen de la novedad. Asombroso que los gobernantes del mundo no reclamen a China la obstaculización a una investigación. Extraño que esta noticia no haya sido titular en los “medios libres” del mundo.

El segundo factor fue la oleada de violencia desatada por Black Lives Matter y  Antifa en mayo de 2020, luego de la muerte de George Floyd. Las manifestaciones vandálicas que azotaron a más de cien ciudades estadounidenses sirvieron para quebrar la voluntad de lucha de muchos norteamericanos infundiendo en ellos el terror, tal como ocurrió en Chile en octubre de 2019.

El tercero fue el fraude electoral, que tuvo como modelo el esquema chavista basado en la utilización de máquinas electrónicas de votación fácilmente manipulables. En este  factor, también influyó el virus chino, porque la cuarentena fue la excusa necesaria para emitir centenares de miles de boletas electorales en ausencia, enviadas por correo y de las que existen indicios de haber sido alteradas.

Y el cuatro fue el mal manejo de la marcha convocada por Trump el 6 de enero en Washington. Nunca debió permitirse que esa manifestación se acercase al Congreso. Era previsible que –ya sea por infiltración de Antifa o porque los ánimos estaban caldeados– la misma se volviera violenta, ocasionando desmanes en el Capitolio, echando por tierra la credibilidad y la imagen de Trump, como en efecto ocurrió.

A partir del asalto al Congreso, la discusión de los parlamentarios sobre los indicios de fraude cambió radicalmente para condenar la violencia causada por los seguidores de Trump.

Interrogantes a los que solo el tiempo dará respuesta: ¿Con la derrota de Donald Trump, Joe Biden sale fortalecido?  Luego de las denuncias de fraude, ¿el sistema electoral norteamericano  y su democracia están mas robustas?

La izquierda internacional, con sus aliados ahora empoderados en Washington, se envalentonará y querrá avanzar en otras naciones sin importarle las formas o los mecanismos. Es de esperar que se incremente la violencia callejera que se vivió en el 2019 y el 2020 en diversas ciudades del mundo, para de esta forma, chantajear a los pueblos y a las instituciones a fin de que acepten sumisamente la dominación socialista.

Así como en 1989 el capitalismo proclamó su triunfo definitivo sobre el comunismo luego de la caída del Muro de Berlín, así también la izquierda declarará hoy su victoria final sobre los valores occidentales. Y así como el marxismo tuvo que reinventarse para sobrevivir todos estos años, el capitalismo tendrá que reformatearse para resistir los embates de este nuevo comunismo y resurgir con fuerza en el futuro.

Durante los últimos treinta años, los socialistas se dedicaron a socavar los valores de la civilización occidental promoviendo el materialismo, el hedonismo y el relativismo. En respuesta, quienes creemos en la importncia de la familia, la fe, la verdad, el patriotismo, el respeto a los derechos humanos, la justicia el trabajo, la solidaridad y la libertad  debemos dedicarnos a promoverlos, porque conforman nuestra herencia, tradición y cultura.

Será una misión ardua y prolongada, pero al final saldremos triunfantes, porque lo único que sabe hacer el marxismo es destruir y, por tanto, lleva en sus genes las causas de su propia aniquilación.

Twitter: @NituPerez
Parler: @NituPerez

Deja una respuesta