«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Enrique Domínguez Martínez-Campos es Coronel de Infantería DEM (Ret.)Nació en Alcalá de Henares (Madrid) en 1941 e ingresó en la Academia General militar de Zaragoza en 1959. Recibió el Despacho de Teniente de Infantería en 1963. Pertenece a la XVIII Promoción de dicha Academia.En 1971 ascendió a Capitán. En 1979 ingresó como alumno en la Escuela de Estado Mayor (hoy Escuela de Guerra del Ejército). Obtuvo el Diploma en 1982. También es Diplomado de Estado mayor por el Ejército argentino (1987).Destinos en el estado mayor del Ejército, el Estado mayor de la Defensa, en el mando del 2º Tercio de la Legión (Ceuta) y como profesor de Táctica y Logística en la Escuela Superior del Ejército.Experto en Logística, hizo el Curso de Logística de la OTAN en Hamburgo y de Política de la OTAn en Oberammergau. Es Titular de otros cursos en España y el extranjero. Y poseedor de diversas condecoraciones. Fundador de la Asociación Española de Militares Escritores en junio de 2007, actualmente es su Presidente.Ha publicado diferentes libros, entre ellos: ‘España y la Comunidad Económica Europea’, ‘La expedición de Prim a Méjico’, ‘Con Franco y con el Rey’, ‘España humillada’ o ‘El PSOE, ¿un problema para España?’.
Enrique Domínguez Martínez-Campos es Coronel de Infantería DEM (Ret.)Nació en Alcalá de Henares (Madrid) en 1941 e ingresó en la Academia General militar de Zaragoza en 1959. Recibió el Despacho de Teniente de Infantería en 1963. Pertenece a la XVIII Promoción de dicha Academia.En 1971 ascendió a Capitán. En 1979 ingresó como alumno en la Escuela de Estado Mayor (hoy Escuela de Guerra del Ejército). Obtuvo el Diploma en 1982. También es Diplomado de Estado mayor por el Ejército argentino (1987).Destinos en el estado mayor del Ejército, el Estado mayor de la Defensa, en el mando del 2º Tercio de la Legión (Ceuta) y como profesor de Táctica y Logística en la Escuela Superior del Ejército.Experto en Logística, hizo el Curso de Logística de la OTAN en Hamburgo y de Política de la OTAn en Oberammergau. Es Titular de otros cursos en España y el extranjero. Y poseedor de diversas condecoraciones. Fundador de la Asociación Española de Militares Escritores en junio de 2007, actualmente es su Presidente.Ha publicado diferentes libros, entre ellos: ‘España y la Comunidad Económica Europea’, ‘La expedición de Prim a Méjico’, ‘Con Franco y con el Rey’, ‘España humillada’ o ‘El PSOE, ¿un problema para España?’.

Andalucía no debe mantenerse en el error

18 de marzo de 2015

Aquello que decía el general Narváez en el siglo XIX, de que la palabra “imposible” debía ser borrada de nuestro diccionario, adquiere plena vigencia en estos momentos que vivimos del siglo XXI. Desde que te levantas hasta que te acuestas cualquier cosa puede suceder en este país todavía llamado España.

Fíjense, si no, en lo que puede pasar dentro de unos días en las elecciones en Andalucía. Allí llevan gobernando los socialistas y comunistas desde que se inauguró esta peculiar democracia  en que vivimos los españoles: ¡36 años! Para ser más exactos, allí se ha constituido un régimen específico en el que los andaluces, por lo visto, viven de miedo, están todos contentísimos y no les falta de nada. ¿Cómo, si no, puede explicarse ese dilatado mandato del PSOE (creo que allí le llaman “la PSOE”), apoyado en ocasiones por IU? Aunque luego las estadísticas demuestren fehacientemente que esa región española, la más grande y poblada de todas ellas, es el furgón de cola de todas las regiones españolas en cuanto a paro, fracaso escolar, recortes en sanidad y educación y, por el contrario, es en la que más impuestos se pagan y sus escándalos de corrupción son los de más envergadura económica de toda España. ¡36 años y estos fantásticos resultados!

Pues bien, la nueva líder de aquel régimen, hija política de Griñán y Chaves, doña Susana Díaz, dicen las encuestas que va a ser la más votada como máxima representante de “la PSOE”. El lema de su candidatura es el de “Yo con Susana”. ¿Y qué les dará Susana a los andaluces cuando una mayoría de ellos opten por que sea ella quien presida la Junta de Andalucía? Me atrevo a asegurarles  que más de lo mismo. Es decir, “la PSOE” seguirá subvencionando estómagos agradecidos, medios de comunicación, PER y un largo etc. Para mantener los votos de quienes piensan que, terminado el régimen, habría que currar de verdad; y eso, si no hace falta, ¿para qué vamos a cambiar de caballo de tiro?

Ésta es la triste realidad de un régimen corrompido hasta las cejas y de la mitad de un pueblo como el andaluz, que prefiere ser gobernado por una izquierda que le tenga sometido a cambio del menor esfuerzo posible. Éste ha sido siempre el círculo vicioso –no virtuoso- de los regímenes de izquierda en todo el mundo. Y en eso sigue infinidad de andaluces, enamorados, encantados y orgullosísimo de doña Susana, que besa a todos sin parar, les abraza y les pide que se sientan “orgullosos” de ella y lo demás “le da igual”. Una trascendente filosofía política para una gran parte de un pueblo con un nivel educativo y cultural que me atrevo a calificar de ruinoso.

Esas encuestas a las que me refería antes auguran que toda la izquierda  -desde el PSOE, IU, Podemos, e incluyendo al centroizquierda representado por Ciudadanos y UPyD- va a sumar un 68% de los votos aproximadamente. Frente a ese porcentaje el Partido Popular sólo representará un 29% de los votos. Merecida derrota, por cierto, de quien desde un “centro derecha” como era considerado el PP, ha pasado a ser un partido de “centro-reformista” y, ahora mismo, sus políticas se parecen más a las de un partido de “centroizquierda” que a otra cosa. Lo que sí es evidente empíricamente, esto es, demostrable por experiencia histórica, es que el PP es infinitamente mejor gestor que los partidos de izquierda y mucho más fiable que los de la extrema izquierda vestidos de corderos, como los de Podemos. Porque, ¿se imaginan ustedes cómo lo iban a pasar los andaluces con un acuerdo partitocrático entre el PSOE y Podemos? Prefiero no imaginarlo.

De modo que si los recalcitrantes admiradores del PP van a votarlo como “mal menor”, mejor gestor que la izquierda, partido que da estabilidad y confianza en los mercados y en el exterior, etc., ¿quién podría apoyarlo para que pudiera gobernar en Andalucía? Voy  olvidarme de todos los pronósticos previsibles y a indicar, en mi humilde opinión, lo que yo haría si pudiera votar en esa espléndida tierra andaluza.

El único partido de centroderecha o de derechas que hay hoy en España es VOX. ¿Qué representa VOX? A una parte muy considerable de los desencantados con ese desconocido PP. Está por la unidad de España, por la separación real de poderes, por el cumplimiento de la Ley en todas las Autonomías, por la regeneración política, por simplificar al máximo este Estado elefantiásico y ruinoso, por la revisión total de la ley del aborto, por acabar con el desaguisado del triunfo real de los asesinos etarras frente a sus víctimas, por una Ley de Educación cuyos objetivos sean la excelencia y el esfuerzo, por exigir que sean respetados los símbolos que representan a España… ¿Hay alguien que pueda estar en desacuerdo con estos principios básicos en los que los españoles fundamenten su soberanía? Y, junto a estos principios, VOX representa, o quiere representar, valores: ejemplaridad, honradez, culto al honor, dignidad, responsabilidad, lealtad… Repito que es el único partido de derechas y centroderecha al que se puede votar hoy. Quien se sienta huérfano en este ámbito político tan abierto como en el que hoy se mueve la partitocracia española y no encuentre donde cobijar sus esperanza, VOX es una posible solución a ese gran porcentaje de españoles hartos, decepcionados y engañados por unos y otros.

Junto a VOX, también es posible decantarse por un centroizquierda que, hoy por hoy, está en mejores condiciones que ningún otro partido perteneciente a ese espectro político para poder llevar a cabo una política sin estar lastrado por la corrupción. Me refiero a Ciudadanos. Pero téngase muy en cuenta ese fundamental matiz. Ciudadanos es un partido de centroizquierda, no de centroderecha o de derechas como VOX. Esa diferencia fundamental entre uno y otro es lo que marca después las diferencias políticas entre ambos en sectores tales como la Economía, al estructura del Estado, la división de Poderes, la Enseñanza, el aborto, etc.

No llego a entender cómo en estas encuestas no aparece VOX por ninguna parte. ¿Acaso no hay en Andalucía personas que se aproximen mucho más en sus ideas a lo que representa VOX que a lo que va a continuar siendo el PSOE? ¿O a lo que está haciendo este PP que es, políticamente, la continuación de las políticas de Zapatero? ¿Es que en Andalucía no hay personas dispuestas a cambiar el régimen político que dice gobernarlas desde hace ya dos generaciones, a base de tener a media población andaluza “cogida por la barriga”?

Dentro de muy pocos días los candidatos tienen la palabra. Y tienen en sus manos un futuro de cuatro años. Ese futuro es de ustedes. No repitan lo que los tiene sometidos a un régimen corrupto, despilfarrador e ineficaz. Si quieren, tienen la solución en sus manos. No la desaprovechen. No repitan aquello de “¡vivan las caenas!”.

.
Fondo newsletter