«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Iván Vélez (Cuenca, España, 1972). Arquitecto e investigador asociado de la Fundación Gustavo Bueno. Autor, entre otros, de los libros: Sobre la Leyenda Negra, El mito de Cortés, La conquista de México, Nuestro hombre en la CIA y Torquemada. El gran inquisidor. Además de publicar artículos en la prensa española y en revistas especializadas, ha participado en congresos de Filosofía e Historia.
Iván Vélez (Cuenca, España, 1972). Arquitecto e investigador asociado de la Fundación Gustavo Bueno. Autor, entre otros, de los libros: Sobre la Leyenda Negra, El mito de Cortés, La conquista de México, Nuestro hombre en la CIA y Torquemada. El gran inquisidor. Además de publicar artículos en la prensa española y en revistas especializadas, ha participado en congresos de Filosofía e Historia.

Botellas y pistolas

25 de diciembre de 2023

José Antonio Ortega Lara es una de las principales referencias de VOX, partido en el que también milita Ana Velasco Vidal-Abarca, hija de una de las fundadoras de la AVT, a la que la banda terrorista ETA dejó huérfana de padre. Santiago Abascal y su familia han sufrido numerosas amenazas por parte de ETA. La más gráfica de todas ellas dejó sobre los lomos de sus caballos su impronta homicida. La liberación del terrorista Bolinaga, en tiempos de gobierno popular, hizo que muchos se alejaran de Génova y buscaran amparo en el partido que se ha enfrentado al secesionismo en general y al terrorismo en particular, de la manera más inequívoca. Por ello, no es extraño que Javier Ortega Smith se encarara con el concejal Eduardo Fernández Rubiño, Eduardo Rubiño en X y en Instagram, cuando este calificó de asquerosas las palabras que el de VOX pronunció desde la tribuna.

Después vendría el incidente de la botella, en sus variadas versiones. La primera, lanzada al aire madrileño por la vocinglera Rita Maestre, aseguraba que Ortega-Smith había agredido a Rubiño «tirándole una botella de Coca-Cola a la cara». Las siguientes eliminaron la bebida hiperazucarada y la lata sustituyéndolas por el contaminante plástico y el agua. Un agua agresora, pese a su débil mineralización, golpeada por los papeles de Ortega Smith, que cerca estuvo de establecer contacto físico con Rubiño, arropado ese mismo día en la angelical —por la Barceló— Cadena SER, donde prosiguió el tremendo drama. Ante los micrófonos de la Sociedad Española de Radiodifusión, frente a un presentador de voz grave abismado ante la ficticia agresión, Rubiño sermoneó acerca de la masculinidad tóxica y deslizó una serie de argumentos que, en su día, tratarán de ser usados para la ilegalización de VOX, único partido que combate la España de castas y desigualdades a la que nos lleva el PSOE con el habitual seguidismo del PP. La jugada mediática la remató ese resentimiento apellidado Simancas, que en sus redes sentenció, a propósito de Ortega-Smith: «O se le para ahora, o acabará llevándose la pistola al Pleno. Al tiempo». 

Una afirmación temeraria viniendo de quien viene, de un representante del partido que ha impuesto una sesgada visión sobre la Historia de la España del último siglo, tiempo en el cual, el PSOE, que se ufana de una trayectoria de más de 140 años, a diferencia de Ortega-Smith, ha introducido armas en los hemiciclos. En efecto, como algunos se han encargado de recordarle al diputado, fue el socialista Indalecio Prieto quien el 4 de julio de 1934 sacó una pistola, y no una pistola de agua ni una invisible como la que disparó Mónica García en la Asamblea de Madrid, en el Congreso de los Diputados durante un debate acerca de la situación de Cataluña.

La advertencia de Simancas parece contener una alusión velada a la dialéctica joseantoniana de los puños y las pistolas, a la que, irremediablemente, estaría adscrito Ortega-Smith y, por ende, VOX. Dentro de este nuevo cuento de Navidad, el partido de Abascal vendría a representar esa España cerril, violenta y machista, frente a la tolerante y dialogante alternativa encabezada por el PSOE que, sin restos de cal viva, se abraza a los simpatizantes de los pistoleros de la ETA, el FRAP y los CDR.

.
Fondo newsletter