PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.
Ver biografía
Ocultar biografía
Venezolana. Periodista de profesión, comunicadora de oficio y activista de las mejores causas por vocación. Fue columnista, conductora de programas de radio televisión en su país de origen. Actualmente se ha consolidado como una 'youtuber' de gran alcance en “El canal de Nitu” y “Plomovisión 24: horas de opinión”. Es consultora internacional de comunicación organizacional. Combatiente por la libertad e inclemente investigadora en busca de la verdad.

El gran fraude chavista del Perú

EL FORO DE SAO PAULO INTENTA PENETRAR EN PERÚ

Un escándalo mayúsculo ha estallado en el Perú luego de realizarse la segunda vuelta presidencial el pasado 6 de junio. Todo apunta a que se ha perpetrado un masivo fraude electoral que ha sido denunciado por diversas personalidades, pero con un agravante: existen similitudes con los fraudes cometidos por el chavismo en Venezuela y en Bolivia.

La denuncia comenzó al día siguiente de las elecciones, cuando Keiko Fujimori convocó a una rueda de prensa para presentar evidencias de un “fraude sistemático”. Entre otros indicios, la candidata mostró un video en el que un dirigente del partido Perú Libre instruía a los militantes de su tolda a adjudicarse todos los votos de las mesas, en donde no hubiese testigos del partido Fuerza Popular. También mostró videos de militantes de Perú Libre que habían sido detenidos con centenares de cédulas.

La candidata de Fuerza Popular explicó que en los centros electorales ubicados en zonas rurales, donde no había testigos de su tolda, aparecieron actas que otorgaban el 100% de los votos a Castillo, lo que estadísticamente es imposible. Adicionalmente, Fujimori relató que Perú Libre, partido de Pedro Castillo, impugnó –de mala fe– centenares de actas que daban el triunfo a Keiko para que no fuesen incorporadas al conteo, y de esta forma tergiversar las cifras totales con el fin de convencer a la opinión pública que Castillo estaba ganando la contienda.

La senadora colombiana María Fernanda Cabal declaró posteriormente que lo expuesto por Fujimori tenía similitudes con los fraudes chavistas perpetrados en Venezuela y Bolivia, y denunció que “el Foro de Sao Paulo cuenta con un equipo itinerante, experto en cometer fraude, que viaja a nuestras naciones cada vez que hay una elección. Su función es detectar las debilidades del sistema electoral, para favorecer a sus candidatos mediante artimañas”.    

La senadora Cabal dijo más. En una columna expresó que el fraude en el Perú tenía tres componentes: “El primero, de tipo técnico, que consiste en tergiversar la voluntad de los electores trampeando el conteo en las mesas, particularmente en aquellos centros de votación donde no hubo testigos del partido Fuerza Popular. El segundo, es de tipo político y mediático, el cual consiste en que todos los integrantes del Foro de Sao Paulo, de manera coordinada y simultánea, declararon a Pedro Castillo como ganador de las elecciones sin que el organismo electoral inca lo hubiese proclamado. Y el tercero, basado en el chantaje, mediante el cual el partido comunista Perú Libre amenaza con llevar a cabo movilizaciones populares para garantizar que Castillo sea reconocido”.

Por su parte el expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, señaló en una entrevista a OK Diario que lo que está ocurriendo en el Perú es el resultado de “un andamiaje criminal financiado por el narcodictador Nicolás Maduro y Diosdado Cabello”. Pastrana añadió que “están tratando de desestabilizar Perú. Hay que esperar para saber quién es el próximo presidente. De hecho, 22 expresidentes pedimos a ambos candidatos que se abstuvieran de darse por ganadores. Puede haber en juego  cerca de 200 mil votos. Pero la estrategia de los populistas, como  Evo Morales o el presidente de Argentina, es salir a felicitar a Castillo. Hay que esperar el resultado de la democracia”.

A medida que pasan los días, la frase “fraude orquestado por el Foro de Sao Paulo” se hace cada vez más común en el Perú. Uno de los candidatos que participó en la primera vuelta, Rafael López Aliaga, declaró: «Aquí hay un fraude que ya no se puede tapar. Hay una inteligencia cubana en el Perú«.

En una nueva rueda de prensa ofrecida el  pasado 12 de junio, Keiko Fujimori fue más lejos en sus denuncias: “las manos de la izquierda global están detrás de los resultados” y arrojó una interrogante: “habrá que preguntarse si vinieron de fuera (los responsables de este fraude), como fueron a Venezuela, como fueron a Bolivia. Han encontrado en Perú resquicios, donde han manipulado de los errores como un modus operandi (para un fraude)”, enfatizó.

Julio César Castiglioni, quien forma parte del equipo de asesoría legal de Fuerza Popular, dijo en una entrevista al diario El Comercio, que “el fraude ha sido concebido desde el Foro de Sao Paulo».

El tema del fraude continuó  subiendo  de nivel cuando los ex jefes militares del Perú hicieron público un comunicado manifestando su preocupación por las “flagrantes alteraciones del debido proceso de elaboración de actas, recolección, digitación y conteo… Lo que viene produciendo una percepción ciudadana mayoritaria de un proceso poco transparente, irregular y pasible de fraude”. 

Por si fuera poco,  y en  medio de las denuncias de fraude, el portal Noticias de Israel denunció que Perú está en la mira de Irán para convertir a esa nación en un centro de actividades terroristas, lo cual se concretaría si Pedro Castillo llegase a la presidencia. El reportaje añade que: “En los últimos años se ha identificado a unos 150 peruanos convertidos al Islam chiíta, sobre todo en el sur del país, de los cuales una veintena se han ido a Irán”. 

Esperemos que las instituciones peruanas comprendan la gravedad de la situación, sepan detectar el fraude y puedan evitar la maniobra del Foro de Sao Paulo para incorporar al Perú a sus designios geopolíticos.

Deja una respuesta