«Ser es defenderse», Ramiro de Maeztu
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Periodista. Comenzó su andadura profesional en la empresa familiar que editaba el boletín económico Spanish Economic News Service. De padre austriaco y madre española, en Viena se incorpora a la Agencia Efe, donde comienza su larga andadura por todos los países la Europa Central y Oriental, aun detrás del Telón de Acero bajo unos regímenes comunistas de cuya caída fue testigo directo. En 1985 se incorporó al diario El País, periódico para el que trabajó como corresponsal en Bonn y Varsovia, en la guerra de los Balcanes y todo el este. Entre los años 1993 y 1996 fue subdirector del diario y jefe de la sección de opinión. En 1996 asume una corresponsalía especial para cobertura de acontecimientos y entrevistas por todo el mundo además de mantener una columna de opinión. En 2007 y por discrepancias con la dirección, abandonó definitivamente el medio. Ha colaborado a lo largo de su vida profesional con la mayoría de los medios de comunicación nacionales, radios como televisiones, desde la SER a EsRadio, desde CanalPlus a Telecinco o AntenaTres. Desde 2007 hasta 2019 ha sido columnista en ABC así como enviado especial a grandes acontecimientos internacionales. Por su labor como periodista ha recibido numerosos premios. Ha escrito libros políticos y noveles. Desde abril de 2019 desarrolla su labor como europarlamentario en VOX y como vicepresidente quinto del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y de la Delegación del Parlamento Europeo en la Asamblea Parlamentaria Europea-Latinoamericana.
Periodista. Comenzó su andadura profesional en la empresa familiar que editaba el boletín económico Spanish Economic News Service. De padre austriaco y madre española, en Viena se incorpora a la Agencia Efe, donde comienza su larga andadura por todos los países la Europa Central y Oriental, aun detrás del Telón de Acero bajo unos regímenes comunistas de cuya caída fue testigo directo. En 1985 se incorporó al diario El País, periódico para el que trabajó como corresponsal en Bonn y Varsovia, en la guerra de los Balcanes y todo el este. Entre los años 1993 y 1996 fue subdirector del diario y jefe de la sección de opinión. En 1996 asume una corresponsalía especial para cobertura de acontecimientos y entrevistas por todo el mundo además de mantener una columna de opinión. En 2007 y por discrepancias con la dirección, abandonó definitivamente el medio. Ha colaborado a lo largo de su vida profesional con la mayoría de los medios de comunicación nacionales, radios como televisiones, desde la SER a EsRadio, desde CanalPlus a Telecinco o AntenaTres. Desde 2007 hasta 2019 ha sido columnista en ABC así como enviado especial a grandes acontecimientos internacionales. Por su labor como periodista ha recibido numerosos premios. Ha escrito libros políticos y noveles. Desde abril de 2019 desarrolla su labor como europarlamentario en VOX y como vicepresidente quinto del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR) y de la Delegación del Parlamento Europeo en la Asamblea Parlamentaria Europea-Latinoamericana.

Influencias y lameculos

3 de junio de 2024

El diario de Escolar, ese que dice que hay que amordazar y cerrar a los medios que no le laman el culo a Sánchez con tanto entusiasmo como él, asegura que los eurodiputados de VOX no ha tenido influencia en la pasada legislatura del Europarlamento.

Son enemigos irreconciliables de la verdad. Pero también de la inteligencia.

Lo cierto es que VOX y sus aliados han tenido más influencia que ninguno de los eurodiputados que forman la alianza de la mayoría socialdemócrata bajo Ursula Von der Leyen, que son el PP, el PSOE, los Verdes y demás. Porque la coalición de PP y PSOE, y sus subalternos manda y decide todo en la UE desde siempre. Y en las últimas décadas con cada vez mayor arrogancia y desprecio a las libertades y los intereses de las naciones.

Y sin embargo, desde que ha irrumpido VOX y algunos aliados han caído los tabúes en ese Parlamento amordazado por la corrección política socialista que el Partido Popular no cuestiona ya jamás.

Ha sido VOX con sus aliados quien ha roto esas mordazas en Bruselas y Estrasburgo para la desesperación de la Comisión Europea y de la mayoría pepera, socialista y verde. Tanta que no se olvidarán esos llamamientos a hacer callar y apagar el micrófono, y hasta a sancionar a oradores de VOX por decir la verdad. Socialistas españoles, como Josep Borrell o Javi López, del partido con pasado más violento y criminal y presente más corrupto y falsario de todo el Europarlamento se permiten exigir represión directa contra compatriotas que dicen lo que ellos no quieren oír.

Y resulta que ha servido para despertar conciencias en todo el continente porque sólo los dos grupos de fuerzas nacionales, soberanistas y conservadoras suben. Mientras todos los grupos de la alianza, empezado por populares y socialistas, bajaran. Más los socialistas que los populares, y mucho más los Verdes.

Por primera vez en la historia los partidos nacionales, soberanistas y conservadores pueden formar una mayoría. Por primera vez se puede echar a toda la izquierda y su venenosa ideología de los procesos de cambios. Y se podrán enmendar los disparates legislativos de muchos lustros.

Hay que desbrozar. Hay que abolir, abolir, abolir, desregular, desregular, desregular y las naciones tienen que recuperar todas esas competencias que legal e ilegalmente se ha apropiado la Comisión Europea. Y hay que acabar definitivamente con el delirio del megaestado socialista, intervencionista, controlador, sancionador y represivo que regula hasta el último resquicio de la actividad humana, la nacional, municipal, económica, empresarial, familiar, educativa, sanitaria.

La Comisión no es ni puede ser un gobierno que da órdenes a los gobiernos como ha sucedido en este lustro, sino un equipo gestor a las órdenes de las Naciones en el Consejo Europeo.

Así las cosas, el día 9 de junio la Unión Europea puede dar un salto de gigante en el retorno a la libertad de todas las naciones y de sus ciudadanos, en la reconquista de derechos. Las naciones pueden volver a una Unión Europea en la que se haga juntos lo que mejor se hace justos, pero todo lo demás cada uno, soberano, lo suyo. Sin Von der Leyen ni su coalición socialdemócrata de peperos, socialistas, verdes y comunistas imponiendo a las naciones y a los individuos una ingeniería social sovietizante, y como ya se ha visto empobrecedora y liberticida.

Todo eso es posible por primera vez en los 70 años de historia del Parlamento Europeo. La revuelta de las naciones en exigencia de su libertad, de su identidad, de su historia, de sus derechos, su tradición y sus valores está a punto de descabalgar a una coalición despótica y prepotente.

Y lo han logrado VOX y los muchos partidos hermanos de VOX en cinco años. Ahora que digan los lameculos del socialismo, del narcocomunismo, del crimen organizado y de Sánchez, partido y familia, que VOX no ha tenido influencia en el Europarlamento.

.
Fondo newsletter