«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Escritora y artista hispano-francesa. Nacida en La Habana, Cuba, 1959. Caballero de las Artes y Letras en Francia, Medalla Vérmeil de la Ciudad de París. Fundadora de ZoePost.com y de Fundación Libertad de Prensa. Fundadora y Voz Delegada del MRLM. Ha recibido numerosos reconocimientos literarios y por su defensa de los Derechos Humanos.
Escritora y artista hispano-francesa. Nacida en La Habana, Cuba, 1959. Caballero de las Artes y Letras en Francia, Medalla Vérmeil de la Ciudad de París. Fundadora de ZoePost.com y de Fundación Libertad de Prensa. Fundadora y Voz Delegada del MRLM. Ha recibido numerosos reconocimientos literarios y por su defensa de los Derechos Humanos.

Ni Txapote

19 de febrero de 2023

Debemos dejar claro que en los últimos meses quien de verdad gobierna España es Podemos mediante Irene Montero, y su banda neo-ultra-feminista; Pedro Sánchez sólo sirve para el paripé, lo envían a los lugares a que lo abucheen, y poco más. Pero quien en firme ordena y manda hoy por hoy es Pablo Iglesias, disfrazado de Irene Montero, como pudimos advertir en una de sus más recientes apariciones. Esperen a que salga en breve disfrazada de Fidel Castro, que con la velocidad que va, nadie ha emulado tan bien a la Maraca Antillana como ella, ni su ex marido, verán cómo hasta barba lucirá.

Irene Montero ha impuesto no sé yo ya cuántas leyes vanagloriándose de que todas son para proteger a las mujeres y según ella con esa perenne ira que la caracteriza para hacerles la vida más llevadera. Nadie ignora que miente, aunque nadie le impide que lo haga; porque lo que ha hecho Irene Montero con su pandilla de ‘secuazas’ es mentir al descaro: usar a las mujeres, utilizar la tragedia de las mujeres, burlarse de esas tragedias, para beneficiar a los violadores (500 hasta ahora), y beneficiar a los hombres que haciéndose pasar por lo que no son se aprovechan y aprovecharán de las mujeres para, entre otras lindezas, ganar medallas y de paso rascabucharlas en los baños donde no deberían estar paseándose en pelotas delante de ellas.

Vean aquí el vídeo de la nadadora que ha denunciado esta vileza. «No dimos nuestro consentimiento para que los sentimientos de un hombre importaran más que los nuestros o para que él viera como nos desnudamos en el vestuario», se trata de la atleta Riley Gaines, quien denunció entre sollozos cómo la obligaron a perder el título de campeona de natación, el que por sus esfuerzos debió de haber ganado, y que por el contrario le arrebató un hombre que bajo la mascarada de un transgénero adquirió la oportunidad de competir como mujer siendo hombre. Porque Lía Thomas no es una mujer, pues una mujer posee vagina y ovarios, y un hombre pene y testículos como los que tiene entre las piernas Thomas.

No ha habido nadie que haya hecho más daño a las mujeres y al verdadero feminismo ―aquel que buscaba la igualdad y que la alcanzó con auténticas conquistas que desgraciadamente permitieron que estas descerebradas hoy se aprovechen con la intención de destruir lo que se había alcanzado― y de paso enriquecerse a costa de las mujeres y su causa, comprarse casoplones y áticos con el dinero de chiringuitos montados poniendo como pretexto el dolor ajeno. Verdaderamente indigno, de una cobardía atroz.

No crean que el horror se detendrá, ahora más que nunca la ministra de Igualdad se siente dueña y señora de la situación, así lo airea en las redes sociales, se lanza ella misma tinas de elogios, y entre ellas el autobombo funciona a unos niveles que da vergüenza ajena. En la mañana del sábado, Montero publicaba una foto de esas bien retocadas, a la manera de portada de Time, e inclusive dejaba caer que la cubierta estaba en camino. Recuerden que Time en el pasado publicó portadas con Hitler, con Stalin, con Fidel Castro, y con cuanto comunista asesino les hizo algo de gracia, y les pagó por el espacio.

Lo cierto es que los españoles no acaban de entender que si Irene Montero tiene tanto poder hoy para deshacer más que para hacer es porque la internacional comunista, el internacional socialismo, Open Society, y The Stalin Society, entre otros, han puesto los ojos en ella a través de su ex marido; aunque esta señora apenas tenga estudios y pocos ignoran su trayectoria, es a esa misma trayectoria a la que hay que temer, porque no parará hasta no alcanzar su objetivo como hizo hasta ahora.

¿Cuál será la próxima afrenta de Irene Montero para la que no se ha escondido y de la que ha sido abiertamente explícita? Con toda evidencia ahora irá a por todas para lograr la ley a favor de la pedofilia, con consentimiento en apariencia, y como sea que tenga que ser lo que a ella se le atraviese en esa mente retorcida y malvada. ¿Los españoles la dejarán actuar? Si la han dejado hasta ahora no creo que puedan a estas alturas impedírselo. La vida continuará su curso hacia el abismo y aplaudiendo, con las nalgas si se terciara.

En cuanto a Pedro Sánchez, las imágenes cantan por sí solas, en cualquier momento tendrá que salir de la Moncloa con escafandra, a donde quiera que vaya lo esperarán para cantarle las cuarenta: «¡Traidor!», «¡Fuera!»¡, «¡Viva España!»¡, «¡Qué te vote Txapote!», y él avanza en ralentí, en su propio filme, como por una cinta mecánica de paredes invisibles e insonoras; finge que no se entera de nada, sonríe para la posteridad, como el gran bobo de la yuca que es, el miserable que es, el fatuo que es.

Creo que, a este paso, ni el mismo Txapote le votaría. Pero con Irene Montero, cuidado, que esa cuando se monta, ahí la tienen, bien montada en las espaldas de los españoles. Igual el domingo que viene tendremos ya que lamentar los paredones de fusilamiento liderados por esta alimaña.

Todo vuelve, Irene, todo vuelve, el mal siempre vuelve.

.
Fondo newsletter