«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.
Enrique Domínguez Martínez-Campos es Coronel de Infantería DEM (Ret.)Nació en Alcalá de Henares (Madrid) en 1941 e ingresó en la Academia General militar de Zaragoza en 1959. Recibió el Despacho de Teniente de Infantería en 1963. Pertenece a la XVIII Promoción de dicha Academia.En 1971 ascendió a Capitán. En 1979 ingresó como alumno en la Escuela de Estado Mayor (hoy Escuela de Guerra del Ejército). Obtuvo el Diploma en 1982. También es Diplomado de Estado mayor por el Ejército argentino (1987).Destinos en el estado mayor del Ejército, el Estado mayor de la Defensa, en el mando del 2º Tercio de la Legión (Ceuta) y como profesor de Táctica y Logística en la Escuela Superior del Ejército.Experto en Logística, hizo el Curso de Logística de la OTAN en Hamburgo y de Política de la OTAn en Oberammergau. Es Titular de otros cursos en España y el extranjero. Y poseedor de diversas condecoraciones. Fundador de la Asociación Española de Militares Escritores en junio de 2007, actualmente es su Presidente.Ha publicado diferentes libros, entre ellos: ‘España y la Comunidad Económica Europea’, ‘La expedición de Prim a Méjico’, ‘Con Franco y con el Rey’, ‘España humillada’ o ‘El PSOE, ¿un problema para España?’.
Enrique Domínguez Martínez-Campos es Coronel de Infantería DEM (Ret.)Nació en Alcalá de Henares (Madrid) en 1941 e ingresó en la Academia General militar de Zaragoza en 1959. Recibió el Despacho de Teniente de Infantería en 1963. Pertenece a la XVIII Promoción de dicha Academia.En 1971 ascendió a Capitán. En 1979 ingresó como alumno en la Escuela de Estado Mayor (hoy Escuela de Guerra del Ejército). Obtuvo el Diploma en 1982. También es Diplomado de Estado mayor por el Ejército argentino (1987).Destinos en el estado mayor del Ejército, el Estado mayor de la Defensa, en el mando del 2º Tercio de la Legión (Ceuta) y como profesor de Táctica y Logística en la Escuela Superior del Ejército.Experto en Logística, hizo el Curso de Logística de la OTAN en Hamburgo y de Política de la OTAn en Oberammergau. Es Titular de otros cursos en España y el extranjero. Y poseedor de diversas condecoraciones. Fundador de la Asociación Española de Militares Escritores en junio de 2007, actualmente es su Presidente.Ha publicado diferentes libros, entre ellos: ‘España y la Comunidad Económica Europea’, ‘La expedición de Prim a Méjico’, ‘Con Franco y con el Rey’, ‘España humillada’ o ‘El PSOE, ¿un problema para España?’.

El totalitarismo nacionalista

13 de octubre de 2014

Desde que el lunes 27 de septiembre de 2014 el Tribunal Constitucional, reunido en sesión de urgencia, decidió por unanimidad admitir a trámite las denuncias del Gobierno contra la famosa “Ley de Consultas” catalana y el decreto por el que se convocaba a los catalanes para pronunciarse en auténtico referéndum sobre su deseo de ser un país independiente, o no, ambas maniobras del nacionalseparatismo quedaban automáticamente en suspenso hasta que dicho Tribunal dicte su veredicto definitivo sobre ambas cuestiones. Repito que automáticamente en suspenso.. Así lo contempla la Ley.

Sin embargo, frente a la Ley, ¿se quedó quietecito el presidente de aquella Autonomía y ordenó a su vez, a sus fieles, que no movieran un dedo hasta conocer la decisión del Constitucional? Hay que ser en extremo inocente para pensar que Arturo Mas, “el astuto”, y sus muchachos, cumplimentaran lo estipulado por las leyes. Y menos aún cuando se ve ahora presionado por la Esquerra, por el de la sandalia, por los de la Asamblea Catalana, por los comunistas/verdes, por algunos de la Unión Democrática, por ciertos sectores fanatizados de la burguesía catalana y por miles y miles de jóvenes que lo único que han mamado en aquella región durante estos 30 últimos años ha sido odiar a “España”.

Sólo tres días después, el 2 de octubre, Mas “el astuto” firmaba el decreto de composición de la Comisión de Control del referéndum para el 9-N compuesta por siete personas. Es decir, los nacionalseparatistas catalanes seguían burlándose, sin pudor ni vergüenza alguna, incluso con un gesto chulesco que les viene caracterizando dese hace ya tiempo, de lo que la decrépita, corrompida, pobre y explotadora “España” pretende imponerles a través de lo que decidan 12 titulares de un Tribunal que, por mucha altura institucional de que estén revestidos,, ¿quién c… son tales individuos para imponerse a la voluntad del nacionalseparatismo catalán y a la de todos sus compañeros de viaje?

Por tanto, a pesar de la decisión inicial del Constitucional, ésta debe ser la enésima vez que Mas “el astuto” y sus huestes siguen desafiando a los españoles –incluidos los catalanes-, burlándose de ellos y de la soberanía nacional que es en todos ellos donde radica. ¿Soberanía nacional? ¿Qué es eso? Para estos individuos, la única soberanía nacional que reconocen es la de su poder en el cortijo que dominan. No existe ninguna otra. Y, si existe, ni la reconocen ni la piensan respetar. Ellos están muy por encima de todo eso.  Es a ellos a los que hay que respetar. Y que España entera asuma lo que su totalitarismo decida. ¡Estaría bueno que no fuera así!

Éstas son las ideas básicas, esenciales, primarias e invariables del nacionalismo de cualquier especie. Lo ha sido históricamente de este nacionalismo catalán, vasco e, incluso, gallego. No se conforman con menos. Y quien crea que a base de un tratamiento económico diferenciado del resto de las regiones españolas aplacaría definitivamente, o por largo tiempo, sus deseos secesionistas, que lo piense detenidamente porque, en mi humilde opinión, por la experiencia cumulada y por el estudio detallado de la Historia, se equivoca por completo. Ahí tienen al nacionalseparatismo vasco. A pesar de gozar las Vascongadas de un régimen económico y fiscal privilegiado respecto del resto de España –régimen, por cierto, vetusto y anacrónico en el siglo XXI-, los nacionalseparatistas vascos no  cesan en reclamar su derecho de autodeterminación “por ser una nación que debe ser independiente de España”. Exactamente igual que lo que reclaman los nacionalseparatistas catalanes.

Basándose en esta hipótesis falsa del famoso “hecho diferencial” y de las peculiaridades especiales de determinadas regiones, los sucesivos gobiernos españoles, desde la famosa Transición y la aprobación de una Constitución “cartilaginosa” por el exceso de poder ser interpretada en demasiados aspectos, se han ido convirtiendo en cómplices, más o menso conscientemente, de los nacionalseparatismos. Pienso que es esa mala conciencia lo que hoy procuran reparar, escudándose unos en el Tribunal Constitucional, como si éste fuera la solución final del problema- y, otros, en la trampa de una revisión constitucional para “premiar” al nacionalseparatismo y darle nuevas alas para reclamar su invariable deseo secesionista.

Pues bien, después de este enésimo desplante de Mas “el astuto” constituyendo la Comisión Central del referéndum, nadie se ha decidido –por parte del Gobierno- a denunciarle ante la Justicia. Siendo el máximo representante del Estado español en Cataluña, dicen los más listos e inteligentes que aún no ha cometido ningún delito. Que no ha comentido, que no ha engañado, que no ha traicionado, que no ha dado ningún paso en falso, que no ha empujado a sus huestes contra el resto de España, que no se pasa por el “arco del triunfo” lo que diga el Constitucional… Vamos, que es todavía un personaje al que debe respetársele hasta que coja un trabuco y decida liarse a tiros contra alguien.

Está claro que hay juristas que no opinan lo mismo. Dos de ellos, a los que conozco, piensan que este hombre debía haber sido destituido hace tiempo de su cargo por muy personaje electo que sea. Su deslealtad, antagonismo con España, incumplimiento de sentencias y obrar en contra de lo que el cargo institucional requiere, bastarían para enjuiciarlo o ser relevado. Sin embargo, se ha optado por la máxima cautela. Bueno, yo diría que con un grado desesperante de temor, de parsimonia… ¿de cobardía? ¿Para que no se cree un nuevo “héroe” del separatismo catalán? El nacionalseparatismo nunca ha hecho héroes. ¡Ha hecho personajes totalitarios e indeseables! Han sido siempre ellos los que han hundido al pueblo al que dicen amar tanto y del que se han servido siempre para alcanzar sus propios fines y beneficios. Ésta es una máxima histórica innegable.

Hoy, Mas “el astuto” y sus más fieles seguidores han acordado llegar hasta el día 15 de este mes para “meditar” si continúan adelante en su enfrentamiento con el Gobierno y deciden movilizar todos sus medios para acabar el 9-N dando su golpe de Estado previsto. Que conste que esto no es ningún “choque de trenes”, como dicen algunos pusilánimes y gente con muy poca firmeza de carácter y de ideas.

Esto es, simplemente, una nueva treta para ganar tiempo y una nueva burla hacia todos aquellos que con buena voluntad , o con un relativismo absurdo, o con una estulticia supina, piensan que a estos individuos les frena un simple Tribunal o van a cesar de pedir lo imposible

En mi opinión, la Fiscalía tendría que haber actuado de forma contundente contra quien no cumple con sus deberes constitucionales desde hace mucho tiempo. ¿Se imagina alguien lo que hubiera ocurrido  a cualquier militar de alto empleo que se hubiera atrevido a no cumplir con su deber de obediencia al poder político en su esfera de competencia?

 

 

 

.
Fondo newsletter