«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Sonaron algunos de los mayores éxitos de la banda

El huracán de Hakuna sacude Madrid: más de 8.000 personas llenan el coso de Vistalegre

Concierto de Hakuna. Twitter

El anuncio fue hace meses y poco tardaron las entradas en agotarse. Este sábado, el grupo de música católica Hakuna abarrotó la plaza de toros de Vistalegre, en pleno centro de Madrid. Tras cosechar éxitos en anteriores conciertos en la capital y poco más de un mes después de su puesta de largo en la Jornada Mundial de la Juventud de Lisboa, el grupo de música nacido hace casi una década, logró conquistar el corazón del auditorio madrileño.

Menos de 24 horas tardaron en venderse las 8.000 entradas que llenaron la plaza de Vistalegre. Unos datos que difícilmente se explicarían con la lógica humana. Precisamente esto comentaba hace algunos meses Carmen Fernández Bellot, una de las integrantes del grupo: «Es alucinante cómo nos reafirmamos en que esto viene de Él, todo viene de Dios. Nosotros al final no hemos hecho nada, sólo componer algunas canciones, pero lo de que se haya expandido en tantos países y tantas ciudades es todo gracias a Dios», explicaba la joven.

A las nueve de la noche comenzó el concierto y una hora y media antes se abrieron las puertas. Miles de jóvenes y familias iban tomando asiento en lo que fue una revolución. El público cantó cada canción, una por una. Sonaron en Vistalegre algunos de los mayores éxitos de la banda: «Misericordia», «Forofos», «Un segundo». Sin embargo, el auditorio enloqueció con la canción «Huracán», tan famosa dentro y fuera de sus «Horas Santas». De esta dulce melodía se llegó a viralizar un remix discotequero, y el huracán de Hakuna sacudió Madrid.

El concierto tuvo, entre todas sus sorpresas, dos especialmente emocionantes. La primera, cuando sonó la canción «Baila y déjate de historias», un homenaje a Marta Fernández Serrano, fallecida en 2021 por un cáncer. La joven ovetense reaccionaba con esa sobrenaturalidad cuando le preguntaban por su enfermedad. «Nunca tendremos un control absoluto sobre nuestras situaciones. Bailas y te dejas llevar, te dejas hacer y ya está», decía la joven. Frase de la que Hakuna ha hecho un himno. En segundo lugar, el momento más especial se vivió con «Noche», una de las canciones más emocionantes del grupo. Esta petición al Padre en forma de canción hizo que las 8.000 almas reunidas en Vistalegre se arrodillaran cantando el «kyrie eleison». Y Hakuna vino a recordar que de rodillas es la mejor forma de llegar de Madrid al cielo.

TEMAS |
.
Fondo newsletter