«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

10 consejos culinarios para prevenir el cáncer

En España en 2014 se diagnosticaron más de 240.000 casos de pacientes con cáncer. Un estudio reciente, publicado por la Fundación Hawkins, ha demostrado que el 35% de estos cánceres está relacionado con el estilo de vida y que podrían haberse evitado con una alimentación variada, rica en frutas y verduras.

/p>

Y es que una buena alimentación puede ayudar a prevenir los tumores sin necesidad de productos milagro. Cocer poco las verduras o picar el ajo 15 minutos antes de utilizarlo son algunas de las prácticas que se pueden hacer para prevenir el cáncer a través de la dieta.

Uno de los alimentos estrella en la prevención de tumores es el ajo. ¿La razón? La alinasa, una enzima que se activa si lo picamos o troceamos unos 15 minutos antes de su utilización. Eso sí, no existen los productos ni dietas milagro, advierten los especialistas, sino los buenos hábitos culinarios, ya que la alimentación es clave en la lucha contra enfermedades como el cáncer.

Estas son algunas de las reglas de oro del arte culinario «anticáncer»:

-Optar por las cocciones cortas y las verduras al dente

Huir de las altas temperaturas al cocinar las verduras

-También es importante, a la hora de congelar las verduras, pasarlas primero por agua hirviendo, y no tenerlas demasiado en remojo

-Pocas frituras, pocos asados y pocas parrillas ya que deterioran las cualidades de los alimentos

-Si se utiliza el ajo en las comidas, trocearlo 15 minutos antes de utilizarlo

-Reducir el consumo de azúcar. Preferir los azúcares naturales, limitar las bebidas gaseosas y comer postres o dulces sólo un par de veces por semana

No excederse con las carnes rojas. Lo recomendado es consumir tres veces por semana pescado, dos veces por semana carne y sólo una carne vacuna

-Comer pocas grasas. La obesidad genera desórdenes metabólicos relacionados con hormonas que participan en el desarrollo de varios tipos de cáncer, como el de estómago, esófago y mama

-Fiambres y ahumados. A estos alimentos se les suelen agregar nitritos y nitratos (que son nocivos). Se recomienda un consumo ocasional, en reuniones o situaciones esporádicas.

-Alcohol. Según la Asociación Americana de Oncología Clínica (ASCO), el alcohol eleva el riesgo de cáncer bucal, de laringue, de esófago, pecho, mama, colón e hígado.

 

 

TEMAS |
.
Fondo newsletter