«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Béla Kun, 133 días para asesinar a más de 50.000 personas

Hungría vivió un ensayo de república soviética que duró 133 días, entre el 21 de marzo de 1919 y el 1 de agosto de ese mismo año. Durante ese corto periodo de tiempo Béla Kun, un comunista húngaro de origen judío y hombre de confianza de Lenin, fue el responsable de la acción de gobierno encaminada a la implantación de un sistema político que copiase el modelo de la URSS.

Por eso, tras el triunfo revolucionario en Hungría aprovechando la separación de Austria y la ruptura de la monarquía dual, los socialdemócratas y los comunistas, apoyados desde Moscú, establecieron un régimen soviético. Sus primeras medidas fueron encaminadas a la nacionalización forzosa de la banca, la industria y las grandes explotaciones agrarias.

/p>

En tan solo dos meses, más de 3.000 sociedades y propiedades pasaron a manos del Estado que, como es habitual en estos casos, dejó la gestión en manos de comités que las convirtieron en empresas deficitarias. En el mundo rural surgieron pronto las voces de protesta de los temporeros que empezaron a exigir que se aplicase una reforma agraria que repartiera las tierras expropiadas en lotes y los distribuyese entre ellos. Estas protestas fueron duramente reprimidas y costaron la vida a más de 10.000 trabajadores agrarios en sus enfrentamientos con las tropas enviadas por Béla Kun. Entre estas tropas había varios miles de rusos conocidos como “los chicos de Lenin”, una especie de guardia pretoriana que había sido enviada por el dictador ruso en apoyo de los revolucionarios húngaros.

/p>

A la vez que esto ocurría en el campo, en las ciudades eran asesinados por los comunistas cientos de judíos, propietarios de empresas, que se negaban a dejarse arrebatar sus empresas por un Gobierno revolucionario que no les garantizaban ni la continuidad de los negocios ni una forma alternativa de ganarse la vida.

/p>

La gran masacre, que se conoce como el “Terror Rojo en Hungría”, se inició en el mes de junio, cuando un grupo de oficiales del Ejército de ideología anticomunista preparó un golpe de Estado. Fueron rápidamente derrotados y se inició una brutal represión contra todos aquellos que eran considerados como “contrarrevolucionarios”. La purga se centró en burgueses, empresarios, judíos y militares y fueron asesinados más de 35.000 personas, incluyendo mujeres y niños.

La aventura comunista en la Hungría de después de la Primera Guerra Mundial terminó tras la invasión rumana del país y la fuga, en dos trenes, de los miembros más destacados del régimen impuesto por Béla Kun con destino a Moscú. Como herencia dejaron más de 50.000 víctimas de la represión y casi 550 decretos que pretendieron implantar el comunismo.

/p>

La historia represora de Béla Kun no termina con su fracaso en agosto de 1919. Menos de un año después ya se había “colocado” dentro del organigrama del leninismo soviético y desde su puesto de presidente del Consejo de Crimea, donde ordenó el asesinato de otros 20.000 prisioneros del Ejército Blanco que luchaba contra el comunismo en la Guerra Civil Rusa. Miles de ellos fueron ahogados en el mar.

/p>

En esos giros que da la Historia, Kun fue denunciado por trotskista en las purgas de los años 30. Detenido en 1937 pasó 29 meses en varias cárceles. En su última etapa, en la prisión de Butyrka, murió mientras era sometido a tortura.

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf

Leer más:

– Violaciones en la Polonia ‘liberada’, la brutal estrategia militar comunista

– Las violaciones en masa cometidas por el Ejército Rojo

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Primera parte)

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Segunda parte)

– ¿A qué se refieren los podemitas con ‘Arderéis como en el 36’? (Tercera parte)

TEMAS |
.
Fondo newsletter