«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Gatos. Pon una fuente en su vida

/p>

Los gatos fueron domesticados hace ya 4.000 años por los egipcios. Adaptados al desierto, desarrollaron la capacidad de conservar el agua eficientemente sin  necesitar consumirla  con mucha frecuencia.
Y esa falta de sed se ha mantenido hasta nuestros días.
Pero las condiciones han cambiado y ahora los gatos no se alimentan de las presas que cazan, sino de pienso seco. Hay que tener en cuenta que cuando un gato se come a su presa, obtiene también una gran cantidad de agua de ella. Pero al alimentarlos con comida seca, ese consumo de líquido ya no existe y ha de ser sustituido.
De ahí que la falta de instinto para beber pueda suponer un problema. Porque aunque los gatos pueden concentrar mucho su orina, una ingesta de líquido demasiado pequeña puede ocasionarles muchos problemas de salud.
Así que lo mejor es tomar medidas y ayudar a que tu gato beba más. Y formas de hacerlo hay muchas:

Fuente de agua

Lejos de ser un capricho como pueden pensar algunos, el movimiento continuo del agua atrae al gato, pero además hace que se oxigene, se mantenga limpia pasando por un filtro y fresca.
Fuentes hay muchas en el mercado y cualquiera de ellas puede cumplir su función perfectamente. Yo particularmente uso una de la marca Hagen, CatIt Fresh & Clear, porque es muy fácil de limpiar y de rellenar (es tan solo un cubo con una pequeña bomba en su interior que empuja el agua hacia arriba haciéndola pasar por un filtro).

 /p>

Bebederos de distintos materiales

Cada gato es un mundo y es posible que el material del bebedero que has elegido no sea el preferido del tuyo.
En teoría los que menos sabores guardan son los de cerámica y los metálicos, pero hay gatos que prefieren los de plástico e incluso los recipientes de cristal.
Son artículos pequeños y baratos así que lo mejor es tener varios de diferentes materiales para poder saber las preferencias de tu gato.

Limpieza de los bebederos

Puede parecer obvio pero es completamente imprescindible que su bebedero esté perfectamente limpio. Los gatos tienen un sentido del olfato mucho más desarrollado que el nuestro y pueden percibir cualquier suciedad, aunque nosotros no podamos verla.  Así que lávalo con jabón todos los días y cuida de que el agua se mantenga limpia y fresca.

Alimento húmedo

Si en la naturaleza el gato se alimenta de las presas que puede cazar obteniendo la humedad que necesita, parece lógico simular esa dieta en nuestra casa. Y es tan fácil como abrir una lata de comida húmeda.
Aunque es verdad que incrementa bastante el coste de su alimentación, merece la pena el esfuerzo sabiendo que además de añadir variedad a su dieta, ayudamos a que se hidraten mejor.
No añadas agua al pienso seco del gato. Solo conseguirás echarlo a perder.

Cubos de hielo

A muchos gatos les encanta el agua fría, pero además tener hielos flotando puede ser un aliciente para acercarse a su bebedero. Lo mejor es que el gato te vea poner los hielos para que se interese por ellos.
Pero no pongas muchos la primera vez porque puedes hacer que el agua se enfríe demasiado y consigas justo lo contrario a lo que pretendes.

strong>Cualquier sitio puede ser bueno

A la mayoría de los gatos les encanta subirse al lavabo para beber del grifo en cuanto lo abres. No solo beben, también juegan un poco con el agua al caer. Si no te supone un problema que salpique un poco, deja que beba del grifo.
En mi casa por ejemplo, tenemos un pequeño jarrón de cristal con unas pocas piedras, un bambú y agua. Es el sitio preferido para beber de dos de mis gatos. ¿Por qué se lo voy a impedir?

 

 

 

 

 

Cualquier medida es buena si consigues que tu gato beba la cantidad diaria de agua que necesita para mantenerse sano. Aunque suponga tener al gato metido en el fregadero de vez en cuando.

 /p>

TEMAS |
.
Fondo newsletter