«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Plantas y alimentos venenosos para los perros

/p>

Muy bonitas esas flores que decoran tu salón pero, ¿sabes que pueden ser tóxicas para tu mejor amigo?
Nos rodeamos de muchos elementos que sin saberlo, ponen en peligro la salud de nuestro perro. Ya sean plantas o alimentos, es importante tener una idea de lo que podemos darles y tener precaución con los productos que, siendo inofensivos para nosotros, son tóxicos para ellos.

Empezamos por las plantas, que en mi opinión son menos peligrosas que los alimentos, no por su grado de toxicidad (que puede ser muy elevado) sino por el acceso que pueda tener a ellas.
Los perros son muy curiosos y les gusta oler, chupar e incluso comerse todo lo que tienen a su alcance pero, salvo que nuestro salón sea un vergel o nuestro perro tenga la suerte de tener un poblado jardín a su disposición, es poco probable que llegue a envenenarse.
Estas son algunas de esas plantas tóxicas. La numeración no corresponde a su grado de toxicidad, tan solo es para asociarlas con su imagen:
1- Diefembaquia: los cristales de oxalato cálcico que contiene provocan babeo, vómitos e inapetencia.
2- Azalea: tan solo con la ingesta de unas pocas hojas basta para intoxicar al perro, causándole nauseas, diarrea y vómitos. Si son muchas, un perro pequeño podría llegar a morir. Es tóxica toda la planta, no solo las hojas.
3- Caladium: como la diefembaquia, contiene cristales de oxalato cálcico que provocan babeo, vómitos e hinchazón en labios y lengua lo que impide tragar.
4- Hiedra: su parte más peligrosa son las hojas, que provocan dolor abdominal, salivación excesiva, vómitos y diarrea.
5- Jacinto: su verdadero peligro se encuentra en sus bulbos (no tanto en las hojas y la flor) y si se ingiere en grandes cantidades la intoxicación puede ser muy grave, irritando la boca y el esófago y provocando vómitos y diarrea. Nunca dejes que tu perro se acerque a una zona de jacintos o tulipanes recién plantados.
6- Aloe Vera: cada día descubren un nuevo beneficio para nosotros pero a ellos les provoca vómitos, depresión y temblores.
7- Crisantemo: su ingesta provoca molestias gastrointestinales produciendo babeo, vómitos, diarrea e hiperventilación. Un consumo grande provoca depresión y pérdida de coordinación.
8- Oreja de elefante: tanto las ramas como las hojas son tóxicas y provocan vómitos, dolores en la boca y pérdida de apetito.

/p>

Es tan solo un ejemplo, en realidad hay miles de plantas peligrosas para los perros. Lo importante es saber que aunque parezcan inofensivas, pueden no serlo. Tenlo en cuenta cuando decores tu salón.

Mucho más peligrosos son los alimentos por el papel que jugamos nosotros. Depende de nuestra voluntad (o dejadez en algunos casos) que el perro tenga acceso a un alimento tóxico.
Muchas personas alimentan a sus mascotas con restos de su propia comida y sin saberlo pueden estar intoxicándole (además de maleducarle y mal alimentarle, pero ese es otro tema). Por eso es imprescindible que se conozcan cuales son los alimentos comunes en nuestra dieta que pueden envenenar a nuestro perro. Aquí van unos cuantos:
– Aguacate: las hojas, el fruto, el hueso y la piel contienen persin, una sustancia muy tóxica para ellos.
– Chocolate y café: los granos del cacao y del café contienen una sustancia llamada metilxantina que es extremadamente peligrosa para el perro. El chocolate negro es más peligroso que el chocolate con leche.
– Huesos y semillas de algunas frutas: contienen cianuro. Si le das una manzana al perro, mejor quita su parte central.
– Ajo: contiene tiosulfato aunque en pequeñas cantidades y tendría que comer mucho para ser peligroso. El mayor riesgo es que se va acumulando con el tiempo en el organismo.
– Uvas y pasas: son muy peligrosas y solo unas pocas son suficientes para dañar su sistema renal.
– Nueces de macadamia: aunque no es un fruto seco muy común, sí que se usan mucho para fabricar helados y galletas. Muy perjudiciales para el sistema nervioso.
– Champiñones: dañinos para el sistema nervioso, riñones y corazón.
– Nuez moscada: daña el sistema nervioso central.
– Cebolla: como el ajo, contiene tiosulfato pero en mayores cantidades así que es incluso más venenoso.
– Alimentos sin azúcar que contengan xilitol: perjudicial para el hígado del perro. El xilitol también está presente en algunas pastas de dientes.

Son tantas las toxinas que es imposible encontrar un síntoma único que te indique que tu perro se ha envenenado. Y como él nunca te va a confesar que se ha comido tu bonita hiedra del jardín, lo mejor es prevenir.  Los alimentos peligrosos bien guardados en la despensa  y determinadas plantas mejor en el vivero.

Podéis encontrar un listado mucho más completo de productos tóxicos para las mascotas en www.petpoisonhelpline.com (en inglés).

No me olvido de los gatos. En una futura entrada hablaré de las plantas y los alimentos que les hacen daño a ellos.

TEMAS |
.
Fondo newsletter