«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Tricopigmentación, una opción capilar muy veraniega

Con una técnica similar a un tatuaje pero con un efecto temporal de unos dos años, esta solución permite aumentar la densidad capilar aparente sin ninguna intervención quirúrgica.
Los hombres cuentan cada vez con más armas para enfrentarse a la temida caída del cabello, y en esta época veraniega en la que el cuidado del pelo se vuelve fundamental, hay una técnica que puede resultar muy interesante para aquellos a los que la microinjertación les da demasiado respeto. A nuestro parecer de hecho, la tricopigmentación es una solución intermedia perfecta para aquellos clientes que, tras sorprenderse con los fenomenales resultados que proporciona la mesoterapia, andan indecisos sobre el siguiente paso a dar.
Esta técnica estética temporal consistente en la introducción de un pigmento específico en la capa superficial de la dermis que imita el folículo piloso y ofrece resultados muy naturales que permanecen durante 2 años y nos puede dar la seguridad necesaria para acometer una intervención de mayor calado como son los microinjertos. Medical Hair, clínica especializada en salud capilar desde hace más de 15 años, la incorpora a los servicios que ya ofrece en sus tratamientos anti caída y la recomienda especialmente para los pacientes más temerosos de la intervención quirúrgica.
La tricopigmentación proporciona en las alopecias totales un efecto rapado y en los pacientes con falta de densidad un efecto de mayor número de cabellos, es decir, se obtiene un efecto volumen. Es válida tanto para hombres como para mujeres. Otras aplicaciones son el camuflaje de cicatrices y el aumento de densidad en la barba, soluciones cada vez más demandadas. Además, puede realizarse de forma aislada o como complemento, previo o posterior, a un microinjerto independientemente de la técnica utilizada.
La introducción de un pigmento específico en la capa superficial de la dermis podría hacernos pensar en un tatuaje, sin embargo respecto a estos les diferencian la duración, la profundidad de aplicación, el equipo y los pigmentos orgánicos que se utilizan. El número de sesiones necesarios en cada caso se  estipula junto con el especialista en una consulta personalizada, ya que hay varios factores a tener en cuenta para determinar éste dato como son el tipo de piel y la sensibilidad a los pigmentos.
En cuanto a los cuidados posteriores, el director médico de Medical Hair España, Horacio Foglia, indica que los pacientes no deben exponerse de forma directa a las radiaciones solares durante los primeros 15 días y señala que tampoco es aconsejable el uso de gorros que fomenten la sudoración. “Una vez realizada la tricopigmentación recomendamos el uso de un champú específico más la aplicación de un suero además de recordarles la importancia de hacer un seguimiento alrededor de una o dos veces al año, en función de cada caso en particular”.

TEMAS |
.
Fondo newsletter