'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
la figura mitológica del nacionalismo andaluz

Blas Infante, el padre de la ‘patria andaluza’ que se convirtió al islam y reivindicaba la vuelta de Al-Ándalus 

Busto de Blas Infante. Europa Press

Su visión de España era demoledora: había que volver a los tiempos de Al-Ándalus, etapa que consideraba la de mayor esplendor en la península. No en vano, Blas Infante se había convertido a la fe de Mahoma el 15 de septiembre de 1924, en la mezquita de Agmhat, ante dos testigos descendientes de moriscos. Allí, ante el mausoleo de Al-Mutamid (último rey musulmán de la taifa de Sevilla que había acudido a este lugar para solicitar la ayuda almorávide ante el avance cristiano), renunció a su nombre cristiano (que cambió por el de Ahmed). Su admiración por Al-Mutamid era tal que llegó a dedicarle una obra con su nombre en la que contrapuso la sociedad idílica islámica frente a la barbarie europea.

Infante, hijo de su tiempo, nació en la España en que el nacionalismo catalán y el vasco comenzaron a echar fuertes raíces, así que no dudó en subirse al carro de Sabino Arana. Comprendiendo que toda nación necesita símbolos, escribió el himno y se inventó una bandera verde y blanca de inspiración islámica con unas telas que su mujer le trajo de Marruecos.

El himno, cantado por todos los niños andaluces en la escuela la víspera del 28 de febrero, dice así: «Sea por Andalucía libre, España y la humanidad«, algo que los partidos de izquierdas o abiertamente andalucistas han sustituido a menudo por “Andalucía libre, los pueblos y la humanidad”, eliminando de esta manera la palabra España.

Logrados el himno y la bandera, a Blas Infante sólo le faltaba la lengua. Y por muy disparatado que pareciera, justificó la misma ajena al español: «El lenguaje andaluz tiene sonidos los cuales no pueden ser expresados en letras castellanas. Al alifato, mejor que al español, hay necesidad de acudir para poder encontrar una más exacta representación gráfica de aquellos sonidos», confesaba el protagonista.

Hoy nadie duda de que Infante es la figura mitológica del nacionalismo andaluz, una idea no tan minoritaria y que, al contrario de lo que sucede en regiones como Cataluña o País Vasco, no se ha materializado en ningún proyecto político nacionalista. En parte porque el PSOE (como sucede con el PP de Feijóo en Galicia) se ha convertido en partido regionalista-nacionalista sepultando las expectativas de quienes portaban estas ideas en sus siglas como el desaparecido Partido Andalucista.

En cualquier caso, todos los partidos -sí, excepto el que usted está pensando- tienen más que asumido que Blas Infante es el padre de la patria andaluza, algo en realidad secundario por cuanto lo que se afirma es que existe una patria andaluza. El preámbulo del Estatuto de Autonomía andaluz refrendado por todas las fuerzas así lo recoge, consagrando al abogado nacido en Casares (Málaga) como uno de los pilares que justifican el actual modelo autonómico basado en ensalzar las diferencias entre españoles y ocultar los lazos comunes. Por ello, tampoco extraña que todos estos partidos rindan pleitesía a Infante acudiendo cada 10 de agosto al lugar en que fue fusilado durante la Guerra Civil en 1936.

Desde luego, su idea de España era cuanto menos confusa, como su pensamiento, a menudo lleno de vaivenes y contradicciones. En 1919 impulsó el Manifiesto andalucista de Córdoba, en el que afirmaba que Andalucía es «una nacionalidad histórica», tesis alineada con los 14 puntos del presidente de los EEUU Woodrow Wilson publicados después de la Gran Guerra, en los que se enuncia el «principio de las nacionalidades» y su «derecho a la autodeterminación». Aunque en alguna ocasión coqueteó con la idea de una Andalucía anexionada a Marruecos, Blas Infante reivindicó su idea original de Al-Ándalus, esto es, la unidad política del territorio vertebrada por el islam, hasta el punto de rechazar la posible independencia de la región. «Andalucía no puede ni podrá llegar a ser jamás separatista de España. La razón es obvia, ella es, y será siempre, la esencia de España».

Casi 90 años después de su fusilamiento, la figura de Blas Infante resuena en los colegios de toda Andalucía en la víspera de cada 28 febrero sin que nadie explique a los alumnos que su modelo era el de una España musulmana.

Noticias de España

.
Fondo newsletter