PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Oposición cocalera, huelga general y marcha indígena: los frentes que amenazan al régimen de Arce

Mientras Arce pide un alivio para la deuda externa
El presidente de Bolivia, Luis Arce. EUROPA PRESS

La crisis económica y del Covid-19 en Bolivia no parece amainar, mientras los conflictos se recrudecen. Por un lado Arce pide un alivio para la deuda externa de Bolivia ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), mientras por el otro el proceso de vacunación tiene un ritmo demasiado lento (Chile tiene al 81% de su población vacunada con dos dosis, Bolivia al 36% y Venezuela al 34%).

Es por eso que se presume que, ante la pérdida de popularidad de Arce Catácora desde las elecciones (hace ya casi un año), el Movimiento al Socialismo (MAS) decidió apostarlo todo a concentrar el poder nuevamente: reordenan líneas y objetivos, se abren a nuevos reclutamientos, e incluso barajan el posible retorno de Evo Morales al poder de una u otra manera. Sin embargo, los intentos del MAS están fracasando.

Cocaleros opositores retoman Adepcoca

El régimen de Arce ha fracasado en un conflicto violento que ha durado dos semanas entre cocaleros de Los Yungas afines y opositores al MAS, por hacerse de la Asociación Departamental de Productores de Coca de La Paz (Adepcoca).

Hace aproximadamente 14 días, la dirigencia de los cocaleros del MAS -reconocida por el régimen de Arce- tomó el mercado legal de Adepcoca, en Villa Fátima, La Paz, con el objetivo de crear una confederación única de la coca de Yungas y Chapare.

Armin Lluta, quien fue dirigente de Adepcoca hasta que concluyó el conflicto, explicó así las causas del mismo hace varios días: “Evo Morales lo que quiere es ocultar con la coca legal su coca ilegal de Chapare. Ese es el gran interés, y él quiere conformar una gran confederación nacional de productores de la hoja de coca. Él quiere ser el dirigente de Chapare y de los Yungas”.

A pesar de haber contado con el apoyo del régimen de Arce, el Comité de Autodefensa que pretendía tomar Adepcoca bajo el liderazgo de Arnold Alanez (afín al MAS), fue derrotado este lunes por los cocaleros de Yungas representados por Lluta. 

Al respecto, el periodista Andrés Gómez Vela destacó: “(Esta es la) primera derrota del gobierno de Arce en las calles. No le ganó la derecha, sino una organización popular. No fueron los K’aras, sino indígenas aymaras que portan la tricolor como símbolo de unidad. Imagino que renunciarán el ministro de Gobierno y el Comandante de la Policía”.

La marcha indígena del oriente se fortalece

De manera simultánea, la marcha indígena que se lleva adelante desde hace ya 40 días para exigir al régimen de Arce el respeto por las tierras del oriente -sobre las que los cocaleros del Chapare avanzan impunemente- se va fortaleciendo.

Luego de haber ignorado la marcha durante más de un mes, Arce decidió recientemente enviar a los viceministros de Seguridad Ciudadana, Coordinación con Movimientos Sociales y Justicia Indígena, para finalmente iniciar un diálogo sobre las demandas del pliego petitorio de los marchistas, que consta de 16 puntos.

Evo Morales, por su lado, desprestigió la marcha afirmando: “La denominada marcha indígena es política. Va junto a golpistas. No surge como decisión orgánica ni sindical, sino por intereses políticos y económicos de latifundistas. Es un retorno a tiempos del feudalismo: familias cautivas, sin derechos, defendiendo tierras del patrón”.

Sin embargo, los viceministros fueron expulsados, dado que los marchistas exigen la presencia de Arce en dicha reunión.

Por eso, es probable que con el antecedente de la derrota masista con Adepcoca, la Marcha Indígena, que ahora se encuentra alojada en predios de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) de Santa Cruz, logre su objetivo.

Opositores se unen y convocan a huelga nacional

En una reunión denominada “Cumbre Nacional por la Unidad y la Defensa de la Libertad y la Democracia”, distintos representantes cívicos, políticos de oposición y activistas se reunieron este lunes en instalaciones del Comité Cívico pro Santa Cruz, para conformar un bloque de unidad y determinaron llevar adelante un paro cívico nacional para el lunes 11 de octubre. Allí pretenden exigir al régimen de Arce “que cese la persecución política-judicial” contra distintas autoridades opositoras electas en marzo pasado. Tales como el alcalde de La Paz, Iván Arias Durán, Manfred Reyes Villa, alcalde de Cochabamba, y Luis Fernando Camacho, gobernador de Santa Cruz.

En este sentido, también exigieron la liberación “inmediata” de la ex Presidenta Jeanine Áñez, así como detener la persecución contra policías, militares y miembros de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC).

Entre otras determinaciones sobre el final de la reunión, el presidente del Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo, sostuvo que “se apoyarán todas las acciones, huelgas, marchas y otras medidas que busquen la reivindicación de las libertades a los derechos de los bolivianos garantizando la unidad y los intereses nacionales y de todos los departamentos”.

Sobre esta reunión el Ministro de Justicia, Iván Lima, dijo: “Lo mismo que (Jeanine) Áñez, hay un grupo de dirigentes de comités cívicos que no son elegidos por el voto de la población, que se ha autoproclamado como la voz del pueblo boliviano. Si creen que son la voz del pueblo boliviano que ganen elecciones, que superen el desastre electoral que tienen permanentemente. Ellos no representan al pueblo boliviano. Lo que están haciendo con su actitud de llevar a la confrontación, de llevar al enfrentamiento a los bolivianos. Es retrasar la recuperación. No van a lograr eso”.

El ministro además agregó: “El tema de fondo en este momento es que están buscando un pacto de impunidad, convulsionar al país para que no exista justicia y eso no es admisible, no es democrático”.

Por su lado, Eber Rojas, ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), afín al MAS, sostuvo ante la reunión de opositores: «Si quieren declarar guerra civil, que declaren y que digan de una vez. Nosotros vamos defender, vamos a enfrentarlos».

Retroceden con la Ley de Ganancias Ilícitas

En este escenario el MAS ha decidido poner en suspenso la Ley Contra Ganancias Ilícitas. Un instrumento legal que, en suma, termina con la presunción de inocencia sobre el origen de cualquier propiedad en el territorio nacional, y que empezó a convertirse desde hace varias semanas en uno de los principales motivos de tensión política e incertidumbre en la ciudadanía. 

Así, el presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, afirmó que el MAS está abierto a «toda posibilidad de diálogo, observaciones, cuestionamientos e inquietudes» sobre la polémica ley. 

Designan nuevo Alto Mando Militar

En la misma dirección, este mismo lunes Arce decidió cambiar el Alto Mando Militar, manifestando: “Nuestra historia nos ha dado sobrados ejemplos de que cuando existe subordinación y disciplina en las FFAA, la estabilidad del Gobierno legítimamente constituido está garantizada; pero cuando faltan la subordinación y disciplina en la institución armada, en el Estado y la sociedad pueden reinar el caos y la incertidumbre, y los poderes más oscuros pueden hacerse del gobierno”. 

En resumidas cuentas, Arce empieza el mes de octubre ante una nueva bifurcación: ganarlo como hace un año cuando fue elegido por voto popular, o ser derrotado por los movimientos sociales como en 2019.

Deja una respuesta