El escándalo por las vacunaciones ilegales promovidas por el kirchnerismo sacude Argentina

EL FISCAL DENUNCIA EL 'ABUSO DE PODER'

“Abuso de poder y daño institucional“, así lo dispuso el fiscal Sergio Rodríguez, titular de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas al iniciar una investigación preliminar por el llamado vacunatorio VIP.

Asimismo, el propio letrado también instó al Ministerio de Salud de Argentina a realizar una pesquisa interna sobre los hechos acontecidos.
Dada la gravedad de lo ocurrido, la justicia busca determinar si existía una “estructura ilegal de dosis de vacunas”.

Por tratarse de un hecho de abuso de poder por parte de funcionarios públicos el escándalo por el vacunatorio VIP del ministro Ginés González García podría ocasionar un serio impacto institucional en el Gobierno kirchnerista del Presidente argentino, Alberto Fernández.

“Se trataría de un servicio preferencial y exclusivo. Sólo para personas cercanas a funcionarios. Se están buscando datos de familiares, amigos del poder y hasta militantes con referencias”, detalló uno de los investigadores de la causa. “Las serias irregularidades imponen la apertura de una investigación ágil y desformalizada”, consideraron desde el organismo dependiente del Ministerio Público Fiscal.

El fiscal Sergio Rodríguez decidió avanzar en la denuncia tras recibir y evaluar un informe recibido de la Unidad de Admisión y Detección Temprana, una división dependiente del mismo organismo. Según detalla el informe, se consideró la confesión que dio inicio a la polémica por parte del periodista oficialista y titular del CELS, Horacio Verbitsky, al igual que otras informaciones que circularon en las últimas sobre el caso de la vacunación VIP y la posterior renuncia del ministro.

“La posibilidad de que existiera un orden paralelo al establecido prioritariamente en razón de grupos de riesgo o interés epidemiológico para suministrar las dosis de vacunas recibidas contra el virus que generó la actual pandemia mundial que nos encontramos atravesando, imponen la apertura de una investigación ágil y desformalizada que permita esclarecer los hechos que se han dado a conocer en las últimas horas”, indica textualmente el informe.

Según el mismo documento oficial “las serias irregularidades que se habrían verificado al disponerse un ‘Vacunatorio Vip’ al que se accedía por medio del ‘contacto’ con el ministro González García, tal como refieren los artículos de prensa, estarían poniendo de manifiesto serios abusos de poder en el cumplimiento de la función pública”.

Al mismo tiempo, el fiscal federal Guillermo Marijuan, presentó una denuncia penal contra Ginés González García, Horacio Verbitsky y otro eventuales involucrados en el circuito paralelo de inmunización contra el covid-19 en el Ministerio de Salud. Reclamó además una serie de medidas de prueba como así también que las provincias informen a quiénes están suministrando la Sputnik V como “personal esencial”.

Marijuan se refirió también al episodio que confesó Verbitsky -sobre el llamado su “viejo amigo Ginés” para ser vacunado- implica “una clara manipulación por parte de los funcionarios responsables de la aplicación de la vacuna, quienes contrariando los alcances de las disposiciones dictadas por el Poder Ejecutivo, aplicaron las mismas sobre personas que no se encontraban en las listas de prioritarios, sin ningún tipo de justificación”, advirtió el Fiscal en uno de los considerandos de la denuncia que envió a la Cámara Federal y será sorteada el próximo lunes.

Los VIP y cargos del Gobierno vacunados

Dada así la gravedad de los hechos, desde la oposición han reclamado más renuncias y Carla Vizzotti ha asumido como nueva Ministra de Salud.

Según recoge La Nación, los cargos políticos que ya se vacunaron son el presidente, Alberto Fernández, el 21 de enero, un día después que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) autorizara el uso de la Sputnik V en mayores de 60 años; la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner; el exministro de Salud, Ginés González García; el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá; el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; el secretario general de la Presidencia, Julio Vittobello; el secretario de comunicación y prensa, Juan Pablo Biondi; y el ministro de Economía, Martín Guzmán. “Fue por indicación del equipo médico presidencial para los que van a giras con el Presidente”, afirmaron desde su entorno sobre Guzmán.

Asimismo, continúan apareciendo testimonios de denunciados o mencionados públicamente por tratos VIP para lograr vacunarse y que salieron a dar la cara. Tal es el caso del dirigente gremial, líder del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano: “Estoy vacunado porque soy el presidente de dos obras sociales y por la edad que tengo. No formé parte para nada de ninguna nómina de vacunados VIP”, expresó el sindicalista.

También Liliana Zulet, esposa de Hugo Moyano; Jerónimo Moyano, hijo de Hugo Moyano; Florencio Aldrey Iglesias, empresario y dueño del diario La Capital de Mar del Plata y de varios hoteles; y Salomón Schachter, médico, se vacunaron fraudulentamente.

Por su parte, la titular de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, también se refirió al tema al afirmar que “la llamaron del Gobierno y se vacunó”. “A mí me llamaron, pero soy de la provincia de Buenos Aires y tengo 90 años. Es otro lugar, es otra forma”. “Fui al hospital, hice la cola y todo lo que tenía que hacer. Me vacuné en La Plata, en el hospital San Juan de Dios y en estos días me darán la segunda dosis”, explicó la dirigente de los DDHH al intentar desligarse de la incómoda situación.

Deja una respuesta