PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El eurodiputado socialista responsable de la resolución contra Hungría fue condenado por distribuir ‘pornografía vengativa’ contra su exnovio

VOX CENSURA EL ACOSO DE BRUSELAS AL GOBIERNO DE ORBÁN
El eurodiputado laborista maltés Cyrus Engerer. Europa Press

Eurodiputados han instado este miércoles a la Comisión Europea a actuar contra el Gobierno de Viktor Orbán en Hungría, tanto por la vía legal como mediante el bloqueo de fondos, por aprobar -y mantener- una ley que impone penas más duras para pedófilos, prohíbe la propaganda LGTBI en las escuelas, y estipula que los niños deben tener un padre y una madre.

El encargado de la resolución de los socialistas, el eurodiputado laborista maltés Cyrus Engerer, fue condenado a dos años de cárcel por distribuir ‘pornografía vengativa’ contra su exnovio, que informó a la Policía de que Engerer quería vengarse por la cancelación de la relación.

Mientras, el Ejecutivo de la Unión Europea sigue amenazando a Hungría con abrir un procedimiento de sanciones si no modifica la ley. Y el Gobierno de Orbán considera que la Comisión viola con sus críticas y amenazas la sección 5 de la Constitución de la Unión, que establece que son los Estados los únicos responsables de fijar los contenido educativos. Este principio también lo defiende VOX, que ha recordado que «en ningún Tratado está escrito que la Comisión Europea tiene ningún tipo de competencia sobre la Educación en Hungría» y ha denunciado -en palabras del eurodiputado Hermann Tertsch- el acoso de Bruselas a los Estados miembros que rechazan «la agenda progre».

Orbán, que lidera un Gobierno que en la última década ha logrado el crecimiento del número de matrimonios, la caída de los divorcios, más nacimientos, menos abortos, ha afirmado que «la educación sexual de los niños es derecho de los padres» y que, sin su consentimiento, nadie más puede tomar partido, tampoco los «activistas del arcoíris» -en referencia al lobby LGTBI-. Así, ha reiterado que la ley «no va sobre homosexuales», sino sobre «los derechos de los niños y sus padres«. «Soy un luchador por los derechos, fui un luchador por la libertad en el régimen comunista, en el que la homosexualidad fue castigada», dijo.

En esta línea, autoridades regionales de Hungría han impuesto una multa de 250.000 florines (unos 700 euros) a una empresa por vender un libro infantil que incluía a parejas homosexuales sin advertir de dicho contenido en la portada.

«La compañía que distribuye el libro no tuvo en cuenta la ley que obliga a poner una etiqueta especial», ha explicado el responsable del organismo regulador en el condado de Pest, Richard Tarnai, en una entrevista con la cadena HirTV recogida por la agencia Bloomberg. No es la primera vez que el condado de Pest -que engloba a Budapest- toma medidas por el contenido de libros, ya que en 2019 otra editorial fue multada por una colección de cuentos que incluía temática LGTBI.

Deja una respuesta