'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
EL PRIMER MINISTRO NO ACUDIÓ PARA PERMITIR LA ENTRADA DE MÁS FAMILIARES

Reino Unido despide al Duque de Edimburgo con un funeral estrictamente familiar

El Reino Unido ha observado este sábado un minuto de silencio en recuerdo del fallecido príncipe Felipe, duque de Edimburgo, como parte del funeral del consorte de la reina Isabel II celebrado en la más estricta intimidad, en parte por las restricciones sobre el coronavirus.

Los servicios dieron comienzo con el primer traslado de los restos mortales del duque, fallecido el viernes de la semana pasada a los 99 años de edad, a la capilla de San Jorge, y en lo que se trata de la primera aparición en público de la monarca británica desde el deceso.

El ataúd fue introducido en la capilla, sobre los hombros del Jefe del Estado Mayor de Defensa, General Sir Nicholas Carter, junto con los jefes del Ejército, las Fuerzas Aéreas y la Marina británica.

El Arzobispo de Canterbury dio su bendición después de que el ataúd fue bajado a la Bóveda Real.

De acuerdo con las regulaciones de salud actualmente vigentes en Inglaterra, solo 30 invitados asistieron a la ceremonia, la mayoría de ellos miembros de la Familia Real. El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció la semana pasada que se excusaría del evento para permitir la entrada de más familiares y allegados.

A la reina Isabel II la acompañan los cuatro hijos de la pareja, ocho nietos, la sobrina y el sobrino de la reina y tres de sus primos.

Además, acudieron los parientes alemanes del príncipe Bernhard, el príncipe heredero de Baden, el príncipe Donato y el príncipe Felipe de Hohenlohe-Langenburg. La condesa Mountbatten de Birmania, amiga cercana del príncipe Felipe, también asistió al servicio.

Algunos de los cónyuges de los hijos y nietos de la reina fueron incluidos en la lista de invitados. Entre ellos Enrique, duque de Sussex, pero su esposa no asistió debido a su embarazo.

Noticias de España

.
Fondo newsletter