'Ser es defenderse'
RAMIRO DE MAEZTU
'PACTO HISTÓRICO' PASA DE 16 A 19 SENADORES

Escándalo en Colombia: la aparición de 390.000 ‘nuevos votos’ a la coalición de Petro cambia la composición del Senado

El candidato izquierdista a las presidenciales colombianas, Gustavo Petro. Fotografía de archivo. Reuters

La Organización Nacional Electoral en Colombia entregó resultados parciales de la jornada electoral del pasado domingo 13 de marzo para elegir Senado y consultas interpartidistas. Hasta el miércoles 16 de marzo, los resultados del preconteo indicaban que el Pacto Histórico obtenía 2.302.847 votos y 16 escaños, el Partido Conservador 2.213.528 votos y 16 escaños, el Partido Liberal 2.074.408 y 15 escaños, la Coalición Alianza Verde y Centro Esperanza 1.956.985 y 14 escaños, el Centro Democrático 1.929.370 votos y 14 escaños, Cambio Radical 1.610.656 votos y 11 escaños, el partido de la U 1.506.134 votos y 10 escaños, y la coalición MIRA-Colombia justa y libres 591.366 votos y cuatro escaños.

Todo cambió el viernes 18 de marzo con la entrega oficial de los resultados parciales de los escrutinios municipales para el Senado. Es decir, el conteo oficial de los votos mesa por mesa en todos los municipios de Colombia. La composición del Senado cambió y aparecieron cerca de 390.000 votos al Senado por el Pacto Histórico, partido que ahora logra 2.692.999 votos y 19 escaños, el Partido Conservador obtiene 2.201.183 votos y 15 escaños, el Partido Liberal 2.078.858 y 15 escaños, el Centro Democrático 1.874.762 votos y 13 escaños, la coalición Alianza Verde y Centro Esperanza 1.906.021 votos y 13 escaños. Es decir, los tres escaños que ahora gana el Pacto Histórico los pierden los conservadores, verdes-centro esperanza y el uribismo.  

La Misión de Observación Electoral ha insistido en que se trató de errores involuntarios y que “faltó tener una mejor metodología para los jurados de votación”, pero genera muchas dudas que solo un partido haya logrado tener suficiente logística y todo un entramado de abogados y testigos para reclamar y en el escrutinio lograr incrementar su votación en casi un 20%.

El senador electo por el Centro Democrático Miguel Uribe Turbay ha preguntado con mucha razón «¿por qué en el Pacto Histórico supieron inmediatamente dónde estaban las 30 mil mesas no transmitidas?». «¿Por qué Petro sabía del supuesto error? ¿El magistrado del CNE (Consejo Nacional Electoral) Luis Guillermo Pérez volvió a meter la mano para defender a Petro?». Los representantes del Pacto Histórico alegan que lograron denunciar a tiempo y evitar un fraude, preparando el terreno para no aceptar el resultado de la elección presidencial si no les resulta favorable.

Lo que está pasando en Colombia es muy grave. Los expresidentes Uribe y Pastrana denunciaron reuniones de Petro con la empresa INDRA, contratista y proveedor del software de la Organización Nacional Electoral, que en su momento generaron la reacción del Registrador Nacional del Estado Civil en el sentido de garantizar la transparencia en las elecciones. Petro ahora acusa de intento de fraude en el proceso, sin dar explicaciones del operativo de seguimiento que logró montar su partido o el cómo logró identificar los errores en la metodología que, paradójicamente, solo benefician a su partido en el escrutinio.

En la historia reciente no se había visto tal variación entre los resultados del preconteo y los resultados del escrutinio, lo que deja un sinsabor en la opinión pública. Colombia ha sido siempre reconocido como un país en donde las elecciones son relativamente libres y transparentes, aunque con vicios graves y denuncias de fraude, eso no se pude negar. El problema es que ahora el camino hacia la primera vuelta presidencial de mayo está minado y pase lo que pase ha quedado manchado el resultado.

Si a la derecha le hubiesen aparecido 400.000 votos más en el escrutinio ya estarían las calles tomadas por la primera línea y varios edificios incendiados. De hecho, lo alcanzaron a anunciar en sus redes sociales hasta que vieron que podrían salir beneficiados de lo que fuese que estuviera ocurriendo. El senador Gustavo Bolívar publicó en su Twitter: «Extraoficialmente puedo asegurar que hemos recuperado 2 curules y podrían ser 3. Llamo a la calma y a desactivar protestas hasta conocer resultados«. De manera que ya Colombia está advertida: si la izquierda radical no resulta ganadora en la elección presidencial se activarán protestas en todo el país y se denunciará fraude.

Es muy triste lo acontecido. Por la razón que sea, más allá de cualquier explicación, se ha dejado sembrada la duda y se ha perdido la confianza. En la historia de Colombia esto dio pie para gravísimos actos de violencia en la década de 1930 y 1950. Ojalá la organización electoral y todos los partidos puedan pronto aclarar el asunto, lograr un acuerdo de respeto al resultado electoral de mayo y de junio. De no hacerlo, el futuro de Colombia puede ser de nuevo el camino de la discordia, la agresión y la inestabilidad.

Noticias de España

.
Fondo newsletter