La reconquista está en marcha y se hará

Votantes y simpatizantes de VOX llenan la Plaza del Teatro de Navalcarnero.

La guerra cultural que las fuerzas comunistas lanzaron hacia 1960 para la penetración total de los Estados por la hegemonía cultural y política no fue cruenta, porque liberales y conservadores cedieron sin resistencia todo el espacio público, cultural, educativo y mediático. Son 60 años de bombardeo de doctrina igualitarista del rencor, historia falsificada, cristofobia, liquidación de valores y voladura de familia, relaciones humanas y lazos civilizatorios. En colegios, universidades, libros, cines, teles y radios, criando resentidos odiadores. Esta deriva totalitaria ya en su máximo control y abuso masivo y delincuente en España llega al punto en que su incompetencia absoluta no es defendible por cauces democráticos. Le harían perder el poder. Valora ahora cuánto tiene que violar la ley para mantenerse en el poder.

Las fuerzas de la revolución cultural, política y también geopolítica con actores externos como Rusia, Irán o China intentan destruir la civilización occidental. Han hecho ya colosal daño en países vulnerables como Venezuela y España. Pero quieren toda América y toda Europa. Ante la pasividad, traición e incompetencia de las fuerzas que prometían la defensa de las naciones y de la libertad, muchos países se han visto literalmente arrollados ante este paseo triunfal del ejército cultural-mediático, y después burocrático y de poder de la izquierda. Muy tarde ha surgido la reacción a la presión brutal de este proyecto de cambio global de sistema que dirigen elites, organismos de la ONU, las nuevas multinacionales globalistas y las tropas de choque de la izquierda socialcomunista adoctrinada en sus diversas denominaciones.

Las fuerzas nacionales por primera vez se coordinan entre sí para la reconquista de todos los espacios o poderes que se le entregaron a la izquierda sin lucha

El proyecto revolucionario que tiene pasos a corto plazo como la Agenda 2030 reflejados en el ominoso Pacto Verde de la UE se presenta con dos versiones: suave socialdemócrata en Europa y violenta con fuerzas narcocomunistas en América. Sus tácticas son diferentes, sus fines no. Al final la buena noticia es que por primera vez en estos seis decenios han surgido en Europa -y se ven indicios esperanzadores en América- fuerzas nacionales decididas a defender y a toda costa libertad, nación, verdad, familia, vida, en suma, la civilización occidental. Estamos en un cambio de tiempos. Las fuerzas totalitarias necesitan destruir las democracias para retener el poder. Y las fuerzas nacionales por primera vez se coordinan entre sí para la reconquista de todos los espacios o poderes que se le entregaron a la izquierda sin lucha.

No debe extrañar que aunque otros partidos nacionales iniciaran antes esta reacción contra el mal y el totalitarismo, sea un partido español, VOX, el que es ya el referente para tantos en Europa y América. Es el Espíritu de la Reconquista que entiende y convoca como nadie. El Espíritu de la Reconquista es el que llevó a un pueblo cristiano arrollado por el islam en 711 a batallar desde una minúscula mancha asturiana durante más de 30 generaciones hasta 1492 para recuperar para el cristianismo toda la tierra hispánica hollada por el islam. El Espíritu de la Reconquista es la fuerza interior de quien sabe que lucha por una causa inmensamente mayor que él. La Reconquista se continuó con el milagro de la Conquista de América, la mayor gesta civilizadora de la humanidad, solo comparable a la del Imperio Romano. La Conquista de América solo fue posible por la memoria de ese pundonor de siglos que hizo cruzar los Andes con coraza y crear puertos desde Cabo de Hornos hasta Alaska, y ciudades, universidades y hospitales, servicios sociales y catedrales en tres siglos de prodigio.

Hoy está en toda España y pronto asumirá la colosal responsabilidad de recomponer el Estado y la nación

Nuestra reconquista exigirá no menos valor y aguante y como aquella será de fin incierto ante el poderío y la falta de escrúpulos del enemigo. Ellos quieren destruir nación, familia y libertad para tener individuos entregados, dependientes e intercambiables, sin identidad. Nosotros vamos a evitarlo y a dar esperanza a todos aquellos en España que quieran vivir en libertad, con respeto y dignidad con un gobierno al servicio de la nación y no con una caterva de tiranuelos parásitos comandados por el peor como ahora es el caso. La reconquista está en marcha. Un hito fue la entrada de VOX en el Parlamento andaluz. Hoy está en toda España y pronto asumirá la colosal responsabilidad de recomponer el Estado y la nación, que sufren un largo y brutal ataque desde dentro. La reconquista será muy dura. Pero se hará.

Deja una respuesta