Las víctimas del sanguinario etarra Troitiño, excarcelado por la Audiencia Nacional

CONDENADO A MÁS DE 2.700 AÑOS DE CÁRCEL POR 22 ASESINATOS

El juez de Vigilancia Penitenciaria de la Audiencia Nacional, José Luis Castro, ha concedido el tercer grado al sanguinario Antonio Troitiño por “razones humanitarias y dignidad personal”. El etarra, que acumula condenas por más de 2.700 años de cárcel por ser autor de 22 asesinatos, fue activo miembro del ‘comando Madrid’ de la banda terrorista de ultraizquierda.

Su primer asesinato lo cometió el 26 de octubre de 1983 al matar en Irún a Lorenzo Mendizábal Iturrarte, de 34 años, mientras despachaba en la carnicería Biona de la que era copropietario. El industrial recibió ocho disparos de bala, cuatro de ellos en el pecho, en presencia de clientes y un empleado.

El 14 de junio de 1984 asesinó en San Sebastián al guardia civil Ángel Zapatero Antolín, de 39 años, que murió destrozado por la explosión de una bomba cuando arrancaba su coche.

Después se trasladó a la capital de España, lugar en el que se integró en el sangriento ‘comando Madrid’. El 17 de junio de 1986 asesinó al coronel de Infantería Carlos Vesteiro Pérez, de 51 años; al comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas, de 50; y al soldado del Ejército de Tierra Francisco Casillas Martín, de 19. Los terroristas esperaron su coche simulando ser una pareja de novios y lo ametrallaron desde ambos lados. Después, uno de los asesinos se acercó, metió el brazo por una de las ventanillas y remató a los ocupantes, que ya estaban heridos de muerte, según recoge el Mapa del Terror creado por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (COVITE) para conocer la historia criminal de ETA.

El 25 de abril de 1986 mató en Madrid de los guardias civiles Alberto Amancio Alonso Gómez, de 23 años; Juan Carlos González Rentero; de 21; Juan José Catón Vázquez, de 29; Juan Mateos Pulido, de 30; y Vicente Javier Domínguez González, de 25.

Pasadas las 7:15 de la mañana, el vehículo el que viajaban nueve agentes de la Benemérita abandonó la Embajada de Italia. De camino a la Embajada de la Unión Soviética se detuvo en un semáforo del cruce con Príncipe de Vergara, junto a la Maternidad Nuestra Señora del Rosario. En ese instante, Troitiño accionó el detonador de un artefacto explosivo que habían escondido en un coche próximo al semáforo. Dos agentes murieron calcinados, un tercero salió despedido del vehículo, el cuarto falleció de camino al hospital y el quinto poco después de ingresar en el centro médico.

El 14 de julio de 1986, el ‘comando Madrid’ perpetró el tercer atentado más sangriento de ETA en la Plaza de la República Dominicana de Madrid, con 12 guardias civiles asesinados y más de 70 heridos. Una furgoneta bomba situada a unos 700 metros del cuartel de la calle Príncipe de Vergara y cargada con 35 kilos de explosivos y varios de metralla hizo estallar a las 7:45 horas cuando pasaba un convoy de la Benemérita. Troitiño fue el encargado de hacer explotar la furgoneta con un mando a distancia.

La explosión provocó la muerte de los agentes Andrés José Fernández Pertierra, de 20 años; Ángel de la Higuera López, de 20; Antonio Lancharro Reyes, de 21; Carmelo Bella Álamo, de 22; Javier Esteban Plaza, de 26; Jesús Jiménez Jimeno, de 20; Jesús María Freixes Montes, de 21; José Calvo Gutiérrez, de 19; José Joaquín García Ruiz, de 21; Juan Ignacio Calvo Guerrero, de 25; Miguel Ángel Cornejo Ros, de 24; y Santiago Iglesias Godino, de 20.

Deja una respuesta