Lo que debes saber para no perderte este miércoles la decisiva sesión en el Congreso de EEUU

¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE PENCE?

Hay muchísimo debate y controversia con respecto a lo que va a pasar este miércoles en Washington, y es normal, porque no es ni mucho menos fácil entenderlo.

A partir de ahora nadie sabe qué va a pasar, pero voy a explicar varias claves para que se pueda seguir sin perderse.

Hay dos legislaciones que afectan. Una es la 12 Enmienda de la Constitución (USC) y la otra es el Electoral Count Act (ECA).

La única fecha en la Constitución es la del 20 de enero. La Constitución, obviamente, manda.

La Electoral Count Act sí habla del 6 de enero y establece el rol del vicepresidente en el recuento de los delegados, cómo se abren los sobres, cómo se presentan y aceptan objeciones, etc. De eso ya hemos hablado mucho.

Si nos atenemos a la Electoral Count Act, lo único raro que podría pasar sería que –en los debates generados tras las objeciones– se presentaran pruebas tan evidentes de fraude o de injerencia extranjera que hiciera inevitable una suspensión del recuento. Eso supondría de facto una suspensión de la ECA pero NUNCA podría saltarse la Constitución.

La USC dice que sí o sí debe haber presidente (o interino) el 20 de enero realmente dice 4 de marzo pero esa fecha se enmendó hace 100 años–.

Entonces… ¿qué se pretende y por qué le dan a Pence tanta importancia?

Pence no tiene tanto protagonismo, pero sí los senadores y congresistas.

Me dicen expertos en la Constitución que la idea es:

1.- Objetar una lista (Arizona)
2.- Justificarlo con presentación de pruebas
3.- Forzar al vicepresidente a ordenar una auditoría (Comisión que pide el senador Ted Cruz).

Pence “rechazaría” contar los votos a la espera de los resultados de dicha auditoría, posponiendo el recuento al día 16, que entra en los márgenes constitucionales.

Mientras, los legisladores estatales ya se habrán reunido (hasta ahora no han podido desde el 4 de noviembre) y –con base en las pruebas presentadas el 6 de enero– en los seis estados en disputa podrían re-certificar los votos de los delegados. Bastarían tres para cambiar la presidencia de lado.

La auditoría tomaría 10 días.

Conclusión

La baza que pretende el equipo de Donald Trump es difícil, pero posible: ganar 10 días.

Para eso Pence debe dejar en suspenso la Electoral Count Act. Ese es el debate: ¿Puede?

Nadie habla de tirar a la basura los votos, sino rechazar contarlos este miércoles hasta que se aclare la situación.

Esto es lo que ningún medio ha sabido contar hasta ahora y ahora no saben cómo explicar, ya que “todo el pescado estaba vendido el 4 de noviembre, el 20 de noviembre y el 14 de diciembre”.

Nadie (ni Pence) sabe qué pasará, pero al menos ya hay contexto para seguirlo.

Deja una respuesta