López Obrador niega pacto alguno con EEUU para la liberación del general Cienfuegos

El ex secretario de Defensa, vinculado con el cártel de los Beltán Leyva

Un tribunal federal estadounidense ha aceptado la petición del fiscal general de Estados Unidos de desestimar su acusación penal contra el exsecretario de Defensa mexicano, Salvador Cienfuegos, por narcotráfico.

La jueza federal de distrito Carol Bagley Amon aceptó la solicitud en una audiencia en Brooklyn, Nueva York, luego del abrupto anuncio del martes del fiscal general estadounidense, William Barr, y de su homólogo mexicano, Alejandro Gertz, de que el caso estadounidense terminaría.

Aunque estos son cargos muy graves contra una figura muy significativa, y me viene a la mente el viejo adagio de ‘un pájaro en la mano’, no tengo motivos para dudar de la sinceridad de la decisión del Gobierno”, dijo la magistrada en la audiencia delante de Cienfuegos, secretario de Defensa del presidente Peña Nieto entre 2012 y 2018 y que fue aprehendido a mediados de octubre en el principal aeropuerto de Los Ángeles, acusado de facilitar la operación del cártel H-2, de los hermanos Beltrán Leyva, una organización criminal nacida en el estado noroccidental Sinaloa, a cambio de sobornos.

El Gobierno mexicano descartó horas antes que haya habido algún pacto soterrado para que Barr pidiera retirar los cargos contra Cienfuegos.

“No hay nada a cambio”, afirmó en su rueda de prensa diaria el presidente Andrés Manuel López Obrador, que tras conocerse la captura hace un mes cuestionó el papel de la DEA y otras agencias en el país. A su lado, el canciller Marcelo Ebrard aseguró también que “no hay nada oculto”.

Ebrard detalló que Cienfuegos, detenido en Los Ángeles en octubre, podrá ser investigado por la Fiscalía General mexicana, que no tiene aún una orden de detención en su contra, y llegaría “en libertad” a su país en los próximos días, donde sería juzgado por “el fuero común” si se da el caso.

“Vemos con simpatía”, dijo el canciller Ebrard en conferencia de prensa sobre la decisión de Estados Unidos de desestimar los cargos contra Cienfuegos, poco antes de divulgarse el documento de la corte de Brooklyn.

No la vemos como el camino a la impunidad sino como un acto de respeto a México y a las Fuerzas Armadas y significa que las bases que existen de cooperación y seguridad podrán mantenerse”, añadió.

La detención del general de Brigada sacudió al Ejército mexicano y tensó los vínculos diplomáticos con Estados Unidos, especialmente la cooperación en seguridad, pues México no fue informado de la investigación en contra del militar. El presidente Andrés Manuel López Obrador cuestionó el papel de la DEA y otras agencias en el país.

Ebrard dijo que Cienfuegos regresará a México como “un ciudadano sin cargos en Estados Unidos” y enfrentará la investigación de la Fiscalía General de la República (FGR), para la que Estados Unidos ya ha proporcionado “evidencias”.

Deja una respuesta