PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Nueva injerencia del presidente argentino en Brasil: participará en un acto de blanqueo a Lula

COMPLICA EL ENCUENTRO CON BOLSONARO
El expresidente brasileño Lula da Silva. El expresidente brasileño Lula da Silva.

El presidente argentino, Alberto Fernández, participará como «estrella internacional principal» en una conferencia con motivo del 41° aniversario de la creación del Partido de los Trabajadores en Brasil.

El encuentro tendrá lugar el 22 de febrero, según publica La Nación, contará con la presencia del corrupto Lula Da Silva, expresidente de Brasil y llevará como título «Lawfare: el caso de Lula y la lucha por la recuperación de sus derechos políticos» es el título de la conferencia en las que figura como invitado especial el mandatario argentino.

El título refiere a la presunta persecución judicial que habría sufrido Lula, condenado en el año 2017 a nueve años y seis meses de prisión por el juez Sergio Moro siendo la primera vez en la historia de Brasil que un expresidente es condenado por «corrupción pasiva«. Por estos hechos, Lula estuvo preso entre abril 2018 y noviembre de 2019 cuando se ordenó su excarcelación.

Por su parte, el presidente brasileño Jair Bolsonaro, mira de reojo y desconfiado la presencia del mandatario argentino en este evento del PT. La cercanía de Fernández con Lula, su peor enemigo político, siempre fue uno de los principales motivos que los mantuvo distanciados.

Bolsonaro recuerda aquella visita a la cárcel que le hizo Alberto Fernández a Lula en 2019, un gesto que fue tomado e interpretado como provocativo, poco diplomático y de extrema injerencia en la política interna de Brasil.

Actualmente, la relación entre Argentina y Brasil pende de un hilo. La comunicación es tensa y distante pese a los esfuerzos del embajador en Brasilia, Daniel Scioli, quien trabaja en estos días para tratar de acordar la fecha del primer encuentro bilateral entre Fernández y Bolsonaro en el marco de reunión grupal de los presidentes del Mercosur, que tendrá lugar el próximo de marzo en las cataratas del Iguazú.

Mientras la actitud de Alberto Fernández genera tensión y desconfianza en la zona, Bolsonaro dio inicio a relaciones más estrechas con su par uruguayo, Luis Lacalle Pou, con el fin prioritario de avanzar en una alianza entre ambos países y así lograr presionar por la flexibilización del Mercosur.

Por el lado argentino, queda claro lo expuesto el pasado 29 de enero, en la última reunión del Grupo de Puebla, donde Alberto Fernández abogó por el triunfo de Andrés Arauz, el candidato de Rafael Correa, en Ecuador, y el intento de copiar el “triunfo del progresismo” como ocurrió en Bolivia con la victoria de Luis Arce.

Y recordó que el kirchnerismo argentino aguarda y promueve con entusiasmo para este año por el retorno al poder del socialismo en Chile y en Brasil para el año que viene.

Deja una respuesta