«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
DUQUE ANUNCIA EL máximo despliegue de asistencia militar a la Policía Nacional

Trece muertos en la última jornada de protestas violentas en Colombia

Un manifestante lanza un objeto contra la policía en Colombia. REUTERS

El Ayuntamiento de la ciudad colombiana de Calí ha confirmado que en las últimas 24 horas se han producido trece muertes violentas, 34 heridos, una amenaza de bomba y tres incendios en una de las jornadas más conflictivas desde el inicio hace ya más de un mes de las violentas protestas contra el Gobierno del presidente de Colombia, Iván Duque.

«Un día fatídico, un día doloroso y que ha significado muerte en nuestro territorio», ha declarado el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina.

«Todavía no podemos precisar si todas las muertes que hemos tenido durante el 28 de mayo están asociadas a la protesta. Esto es importante porque corresponde a la Fiscalía el esclarecimiento de cada muerte. Sin embargo, no cabe duda que, un número muy significativo de muertes que hemos tenido están asociadas a este evento de movilización ciudadana», ha añadido Ospina.

Además, el secretario de Seguridad de Cali, Carlos Rojas, ha calificado de «inadmisible» que la población civil se encuentre armada y participe en los enfrentamientos: «Nos parece que lo que ha pasado tiene que ser rápidamente investigado por todas las autoridades, se tienen que identificar estas personas y se tienen que judicializar».

«La ciudad no puede convertirse en un escenario de guerra» y por ello desde la administración municipal exigen que se investigue por parte de la Fiscalía y la policía. Rojas ha informado además de las negociaciones abiertas con los manifestantes con las que pretenden facilitar el fin de los «angustiosos» bloqueos.

Uno de los incidentes más graves ha sido el de la pasividad de la Policía ante una intervención de civiles que abrieron fuego contra manifestantes y periodistas en Cali. Tras la polémica, la Policía ha abierto una investigación sobre lo ocurrido y el alcalde Ospina ha condenado los hechos.

«Una situación tan difícil como la que hoy tienen la ciudad de Cali y el país entero no se resuelve con que civiles armados intenten hacer justicia o proteger sus formas de vida por cuenta propia», ha declarado Ospina.

El presidente Duque ha anunciado este viernes el «máximo despliegue de asistencia militar a la Policía Nacional» en la ciudad de Cali y el departamento donde se ubica, Valle del Cauca, así como en Popayán, para «contrarrestar la situación de orden público que se vive».

«Este despliegue llevará casi a triplicar nuestra capacidad en menos de 24 horas en todo el Departamento, asegurando una asistencia también en puntos neurálgicos donde hemos visto actos de vandalismo, de violencia y de terrorismo urbano de baja intensidad», ha aseverado el mandatario en una intervención desde Cali, informa el medio colombiano Caracol Radio.

En una jornada de graves disturbios en la región, Duque ha subrayado que la «labor» de su Gobierno y de los gobiernos municipales y departamentales es «proteger los derechos de toda la ciudadanía».

Militarización y no negociación

Mientras, el expresidente colombiano y líder del partido oficialista Centro Democrático, Álvaro Uribe, ha manifestado el rechazo de su partido a cualquier tipo de negociación con el Comité del Paro Nacional mientras se mantengan los bloqueos de carreteras y la militarización de las regiones en las que haya «amenaza contra la seguridad de los ciudadanos».

Además «un oficial de alto rango, por ejemplo un Coronel, responsable de cada lugar, a cargo de unidades específicas que levanten los bloqueos con eficacia y transparencia».

Estas peticiones están incluidas en una carta publicada por Uribe que explicita su rechazo a las negociaciones. «Negociar con bloqueos y violencia es continuar la destrucción de la democracia», ha advertido. Por último el comunicado urge «al Gobierno Nacional acelerar la consecución de unos recursos pagados por los más pudientes para financiar la lucha contra la pobreza y la política de la juventud».

El secretario de Gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, (oposición), ha respondido al planteamiento de Uribe. «La respuesta de Uribe a la tragedia: militarización, ni una palabra sobre las víctimas y NO al diálogo. En Bogotá persistiremos incansablemente en el diálogo, atenderemos emergencia con inversión social y reactivación económica. La fuerza sólo cuando no haya ninguna otra opción», ha señalado.

ESPAÑA

.
Fondo newsletter