La Ley de Memoria Histórica, una herramienta para asesinar la memoria de las víctimas del comunismo