La macabra diversión de los represores frentepopulistas