También en el Opus Dei cuecen habas