«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

De abogado a futuro abogado: Cuatro consejos para quienes estudian Derecho

Comienza un nuevo curso, y las facultades de Derecho de toda España vuelven a llenarse de miles de alumnos que comienzan con ilusión su andadura universitaria.

Los que han pasado por esta etapa suelen recordarla con cariño e ilusión como una de las mejores de nuestra vida, un lugar donde han atesorado experiencias y conocido a grandes compañeros de profesión.

Seguramente todos hubiesen agradecido que alguien, en aquellos primeros meses de universidad, les diese algunos consejos profesionales sobre cómo encaminar esta carrera sin tener que esperar a que fuese tarde para darnos cuenta.

Estos son los cuatro consejos prácticos que todo estudiante de derecho debe saber antes de comenzar a ejercer, de la mano de Juan Gonzalo Espina, presidente de la agrupación de Jóvenes Abogados del Colegio de Abogados de Madrid:

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy

Desde la facultad tenemos la oportunidad de comenzar construir nuestro futuro profesional, y para ello debemos aprovechar el principal factor diferenciador con el que contamos: El tiempo. Muchos estudiantes acuden simplemente para obtener un título que más tarde colgarán en la pared pero, ¿Están aprovechando al máximo su tiempo? ¿Están sembrando su futuro?

Mi consejo no es ninguna novedad: “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Sin embargo, incluyo algunos matices: Para triunfar mañana, en un mundo como el de hoy, tienes que ser diferente y para ser diferente tendrás que saber idiomas. ¿Por qué cerrarte a diferentes mercados sólo por no hablar un idioma que otro compañero si domine? Otro consejo que recomiendo empezar a practicar desde hoy es leer. No sólo los textos recomendados en las asignaturas pero libros de habilidades sociales, de excelencia, de liderazgo o negociación.

Sigue formándote

Aprovecha todas las oportunidades que puedas para ampliar tu educación: Recuerda que vives en un mundo global, todo cambio es pequeño y la excelencia sólo se alcanza con preparación. En todas las universidades se ofrecen cursos de especialización para profundizar en materias que te puedan resultar útiles para el futuro.

Los colegios de abogados también desarrollan muchos cursos, algunos abiertos a no colegiados. Apúntate a ellos y obtén su título, toda ayuda para mejorar la formación cuenta. Tampoco dudes en participar en concursos; los despachos están constantemente buscando gente capaz y diferente, un premio universitario siempre será una ventaja a tu favor.

Hablar en público

En derecho, nuestra arma y principal herramienta es la palabra. ¿Cuántos libros de oratoria has leído? ¿Cuántas clases de oratoria has tenido? Practica el don de la palabra como si fuera tu último fin. En este oficio y en la vida en general, el qué y cómo son casi igual de importantes o más que el fondo.

La palabra es nuestro aliado si queremos dominar el mensaje, por ello, practica tus posibilidades de hablar en público y apúntate a cursos o talleres de formación. Si te cuesta hablar delante de la gente, tendrás que entrenarte el doble, prueba con el teatro o incluso clases de expresión oral. Muchas universidades tienen equipos de oratoria, y por España se celebran varios torneos.

Un buen abogado no puede ser un desconocido de la oratoria, por el contrario, la debe dominar. Os recomiendo especialmente clásicos como Cicerón.

Trabaja tu marca personal

La universidad es la antesala del mundo profesional que nos rodea. Si te gusta el derecho, aun con sus diversas y variadas ramas, mi consejo es ser diferente. Todos utilizan las redes sociales pero, ¿tienes un perfil o una página profesional? Lee revistas y diarios jurídicos, conoce el sector, identifica el mundo legal, sus oportunidades y deficiencias. Crea un blog y trabaja tu marca personal escribiendo sobre un tema que te entusiasme y al mismo tiempo permita marcar la diferencia.

Recuerda: Durante la vista no tendrás segundas oportunidades

En la facultad tendrás muchos exámenes y pruebas que hay que superar para aprobar, aunque siempre podremos recuperar en septiembre si fallamos. En la vida real, el directo del día a día es mucho más cruel y no concede segundas oportunidades. Cuanto antes comprendamos que tenemos que preparar todas y cada una de nuestras actuaciones al máximo, antes creceremos y mejoraremos.

Es necesario darte a conocer; trabaja tu legado, cultiva la opinión de tus profesores y tu imagen frente a tus compañeros. La vida es muy larga y quienes hoy son meros compañeros de clase, no será difícil que mañana sean compañeros de profesión como parte contraria, jueces o fiscales. ¿No será más fácil cerrar un pleito con un conocido? No desaproveches la oportunidad de hacerte oír en la universidad y fortalece tu futuro.

Marca la diferencia

Mi conclusión es muy obvia y repite la teoría de ser diferente; no seas del montón. Marca la diferencia desde el principio. Los exámenes y las notas no lo son todo en la carrera, pero sí que tienen gran valor. La universidad es el pilar del mañana, si lo desaprovechas, si no memorizas o estudias, como estudiante de Derecho ¿cómo tendrás los principios jurídicos para ejercer la profesión?

En España hay más de 120.000 estudiantes de derecho. ¿Qué estás haciendo para ser diferente? ¿Qué estás haciendo para construir tu futuro? Vive con intensidad tu etapa universitaria, una vez transcurrida nunca volverá. “No te limites a pasar por la universidad sino haz que la universidad pase por ti”.

TEMAS |
.
Fondo newsletter