«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
SEGÚN La Intervención General del Estado

Los gastos consolidados del Estado sin ayuntamientos ya suman más de 440.000 millones en 2023

Acto del PSOE. Europa Press

La Intervención General del Estado (IGAE) acaba de publicar los datos de la consolidación de ingresos y gasto de la Administración General del Estado, que incluye a la Administración Central, a los Organismos Autónomos y a la Seguridad Social con todas las Comunidades Autónomas.

Para tener el gasto total del Estado Español «sólo» faltaría añadir el gasto de las Corporaciones Locales, que son los 8.100 Ayuntamientos y todas las Diputaciones Provinciales y Cabildos que, aproximadamente a estas fechas, debe de rondar los 70.000 millones más que añadir a la cifra publicada.

En el año 2022, el resultado contable publicado a finales de septiembre representó el 70% del gasto total del año, lo cual quiere decir que el último trimestre se contabilizó el 30% de los gastos.

En 2022, a cierre de septiembre se habían llevado a la contabilidad, entre todas estas organizaciones del Estado, 417.464 millones y a cierre de 2022 la cifra llegó a 599.838 millones de euros.

Esto quiere decir que, si este año se produce lo mismo, la cifra final de esta parte del Estado sumará alrededor de 635.000 millones de euros, que habrá que sumar a los 90.000 millones de las Corporaciones locales y habremos superado y con creces los 725.000 millones de euros.

Debemos de tener en nuestra mente que en el 2022 se reportó un gasto total para el Estado español de 637.000 millones de euros y que, si este año superamos los 725.000 millones, esto supondría un incremento de gasto público del Estado español superior al 13,8%.

Veamos qué ha pasado en el cierre del tercer trimestre según los datos de la Contabilidad Nacional, proporcionados por la IGAE:

En primer lugar, vemos que los ingresos consolidados por todos los conceptos han llegado a 422.642 millones lo que supone tener unos ingresos de 28.834 millones de euros más que el año pasado en la misma fecha, lo que representa un incremento del 7,3%.

Las dos principales partidas son los Impuestos y las cotizaciones sociales que entre las dos suman 374.952 millones y significan el 89% de los ingresos totales del Estado.

Los impuestos han llegado a 229.149 millones, suben un 6,2% y aportan 13.358 millones de incremento.

Las cotizaciones sociales han alcanzado la cifra histórica también de 145.803 millones, con una subida del 9,2%. Entre los impuestos y las cotizaciones sociales los ingresos se han incrementado en 25.632 millones y, por lo tanto, entre las ventas de servicios y otros ingresos corrientes y de capital suman 3.202 millones más de ingresos, para totalizar esos 28.834 millones más.

Es importante tener en consideración que mientras los ingresos en los nueve primeros meses del año recaudados para el Estado suponen un incremento del 7,2%, sólo se produce una subida del 1,3% del PIB, lo que representa de nuevo que los ingresos del Estado no crecen por la actividad económica sino por subidas de la presión fiscal.

Nos dice la IGAE, por otro lado, que los gastos sólo crecen un 6,7%, que veremos cómo se van actualizando, cuando dispongamos de los datos a cierre del año. Y pasará igual que en 2022,que se llevaba el 70%, y que esta cifra se irá actualizando en los últimos meses del año.

Nos dicen que el gasto ha llegado en nueve meses a 445.423 millones de euros y que estamos en un gasto medio mensual de casi 50.000 millones, si bien veremos que a finales del ejercicio esa cifra superará los 53.000 millones mensuales.

Las partidas que más están creciendo son las prestaciones sociales, que han llegado a 208.074 millones con una subida del 9,2% y sufrirá un incremento extra de 12.000 millones adicionales, que será la paga extra de noviembre del conjunto de los pensionistas.

La siguiente, en subida porcentual, son los intereses contabilizados, que ya se incrementan en un 8,8% con respecto a 2022, los gastos generales que suben un 7,5% y los salarios que suben un 6,5% y que, de nuevo en noviembre, veremos como esa cifra subirá en 11.000 millones adicionales por la paga extra de los empleados públicos.

Hay una partida que será corregida muy claramente al alza que es la partida de subvenciones que va un 19,4% por debajo de la del 2022 y resta 2.743 millones y sabemos perfectamente que al cierre será positiva y en bastante.

Con estos datos el gobierno saca pecho y dice que hemos bajado el déficit del Estado en 875 millones de euros, que tienen toda la apariencia de ser correctos, aunque ya he mencionado partidas que supondrán 23.000 millones de gastos extras en noviembre y a esas cifras habrá que añadir no menos de otros 13.000 millones en subvenciones.

Con estos datos, sumados a los gastos de los 150.000 millones que se gastarán en el último trimestre más algún fleco, contabilizaremos cerca de 190.000 millones que nos producirán un gasto contable de 635.000 millones.

Y estos gastos extras de casi 40.000 millones irán directamente al déficit y nos plantaremos muy cerca de los 70.000 millones, sin contar lo que generen las Corporaciones Locales, aunque esta cifra será pequeña.

En definitiva, nos vamos a un gasto a finales de 2023 de 635.000 millones sin contar con los gastos de Ayuntamientos, Diputaciones y Cabildos, en un año en el que el crecimiento del PIB se quedará en el 1,4/1,5%.

.
Fondo newsletter