«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
MONTERO ADEMÁS ASEGURÓ QUE NO HABÍA TRATO DE FAVOR A CATALUÑA, ALGO DESMENTIDO POR ERC

¿Sirven de algo las amenazas de la ministra de Hacienda a las comunidades autónomas?

Montero aplaudiendo este sábado en Galicia junto a Sánchez. Europa Press.
Montero aplaudiendo este sábado en Galicia junto a Sánchez. Europa Press.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, amenazó esta semana a todas las comunidades que asistieron a la reunión del Consejo de Política Fiscal: si no se aprueban los Presupuestos Generales del Estado en el Senado, todas las Comunidades Autónomas deberán tener el próximo año un déficit del 0%.

Cualquiera que sepa cómo funcionan los Presupuestos de las Comunidades, al igual que los Presupuestos Generales, conoce que lo difícil es aprobarlos, porque una vez aprobados, Hacienda hace lo que le da la gana con esos presupuestos y exactamente lo mismo hacen los Consejeros de Hacienda en las Comunidades, que aprueban «gastos extraordinarios» por razones «extraordinarias».

Resulta difícil de creer que esto sea posible, pero tomando como ejemplo a Cataluña, que con la connivencia del Gobierno va a su aire y aprueba lo que quiere, vemos que esto funciona así. No es la única, aunque sí la más desaforada. Todas las regiones realizan modificaciones de sus presupuestos aprobados para llevar a cabo determinadas acciones que no estaban contempladas y que, por razones diversas, tienen que ejecutarse.

Lo que sucede es que en el caso catalán, el incremento del gasto ha sido equivalente al incremento del gasto de los Presupuesto Generales del Estado. Cataluña está funcionando ya como un país independiente de facto. Para empezar veamos en cuánto ha incrementado el gasto y en qué meses. Hay que indicar que estos datos han sido obtenidos de la web de la Generalitat:

El Presupuesto inicial de Cataluña, con todas sus consejerías, organismos consultivos, el servicio público administrativo, el servicio público no administrativo y los Fondos no departamentales, sumaban 68.696,7 millones de euros en enero.

Un mes después de entrar en vigor, los autores del Presupuesto debieron darse cuenta de que faltaban 1.383,6 millones para lo que realmente planeaban gastar, añadiéndolo como si no tuviese ninguna importancia. La cosa no queda aquí. En el mes de marzo, sin que sepamos el motivo, añaden otros 3.687,5 millones de euros.

Esto quiere decir que al cierre del primer trimestre, el Presupuesto de la Generalidad de Cataluña se ha modificado en 5.071,1 millones, que significa reconocer que se han cambiado en tres meses, por supuesto al alza, los gastos totales un 7,4%.

En abril se vuelve a hacer una modificación de presupuestaria de otros 3.243,2 millones, para continuar en mayo con otra subida de 543 millones y en junio otra más de 2.093,5 millones. Esta increíble incapacidad para saber hacer un presupuesto permitió a los responsables, en el segundo trimestre, aumentar el gasto en otros 5.897,7 millones, que equivale a subir en el trimestre otro 3,4%, lo que supone un incremento de gasto de 10.950,8 millones, es decir, aumentar los gastos en pleno ejercicio y en los 6 primeros meses en un 15,9%.

Parece que a partir de ese momento, la fiebre de gasto se moderó durante cuatro meses. Hasta octubre, el presupuesto se incrementa en otros 1.683,1 millones, hasta llegar a los 81.330,6 millones de Presupuesto oficial : una subida del objetivo de gasto de 12.633,9 millones. Esta cifra supone que Cataluña, por su cuenta y riesgo y durante su ejercicio contable, ha elevado su presupuesto de gasto en un 18,4%.

.
Fondo newsletter