«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

De reformas

Los grandes partidos, que se habían puesto de acuerdo para reformar la Constitución, descubren ahora que no lo están en cuanto a lo que hay que reformar y cómo, un detalle de cierta importancia en estos asuntos. Un abstemio y yo, por parafrasear a Chesterton, podemos coincidir en la necesidad de reformar los bares, pero es difícil que lo hagamos en el mismo sentido.

‘La división y la pasividad bloquean la reforma’, se lamenta El País en su primera. La foto corresponde a una de las atestadas calles peatonales madrileñas que Carmena ha convertido en vía de sentido único, algo así como la Gran Vía cuando los pastores la convierten en Cañada Real con sus rebaños. La alcaldesa de Madrid entiende que en política solo se debe permitir a la gente avanzar en un sentido, hacia la izquierda, y con ella en la Moncloa no tendríamos otro problema con la reforma constitucional que encontrar un buen traductor de coreano.
La segunda noticia es que ‘Trump rompe el equilibrio internacional por Jerusalén’. Trump ha anunciado que Estados Unidos va a trasladar su embajada en Israel de Tel Aviv a la capital, Jerusalén, algo que no ha hecho aún ningún país.
Lo primero que hay que entender es que el «equilibrio internacional» no existe. O, si lo prefieren, no es algo definido y estático, porque la historia no se detiene nunca. Eso tiene la enorme ventaja de que permite a Prisa decidir cuándo se rompe y cuándo no. En un sentido obvio, el Mercado Único Europeo rompió el «equilibrio internacional», pero El País no tituló así en su día porque estaba entusiastamente de acuerdo.
En realidad, más que «romper el equilibrio internacional», la medida de Trump hace explícito que ese equilibrio ha cambiado por lo que respecta al conflicto de Oriente Medio, y pone fin a un monumental despliegue de hipocresía a escala mundial.
La tesis central del trasgo es que las palabras no son nunca inocentes, e igual que en el titular citado, puede comprobarse en otro más abajo: ‘Putin busca seguir en el poder hasta 2024’. La noticia es que se presentará a unas elecciones democráticas de acuerdo a un Constitución que no ha tenido que reformar, pero tal como lo dicen da la sensación de que fuera un dictador puesto por el Ejército que renueva un golpe de Estado.
¿Quizá sea porque lleva muchos años al frente de Rusia? Oh, en ese caso no entendemos por qué El País no tituló así cuando Angela Merkel, canciller alemana desde 2005, se presentó a la reelección. Y no digamos nada de Jean-Claude Juncker, que lleva dirigiendo los destinos de la UE desde 2013 sin el engorro de tener que presentarse a elección alguna.

En ABC, Mariano Rajoy y Ana Pastor posan como un viejo matrimonio sin amor que hace el esfuerzo de la media sonrisa para una foto de familia. El motivo es el mismo que hace abrir a El País, pero con un titular más sentencioso: ‘Reformarla, no liquidarla’. Y como unos verán liquidación en lo que los otros vean reforma, podremos esperar relajados a que se pongan de acuerdo.

Rajoy vuelve a emparejarse en la primera de El Mundo, esta vez con Pedro Sánchez, en una foto que sugiere una reunión de antiguos alumnos en la que el profesor se encuentra con uno de sus alumnos menos favoritos. Titular: ‘Solo Sánchez cree que se pueda reformar ahora la Constitución’. Una lista de ‘Cosan Que Cree Sánchez Que No Son Verdad’ amenazaría con hacerse infinita.

En la primera de La Razón, un grupo de palestinos, de espaldas, viendo en una gran pantalla de televisión el momento en que Trump declara su intención de trasladar la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén, y un titular más sucinto: ‘Trump reconoce a Jerusalén como capital de Israel’.
Pero el titular principal corresponde a cosa más nuestra, la saga-fuga: ‘Puigemont debe volver antes del 5 de febrero si aspira a presidente’. ¿Si aspira? ¿Pero no habíamos quedado en que, en su mente enfebrecida y en la de sus seguidores, ya lo es?
 
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
.
Fondo newsletter