«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

La melena y los piojos

Frente a lo que uno podría imaginar y a lo que las asociaciones mentales nos empujan, los piojos evitan en lo posible cabellos ralos y enfermizos. Quieren, como todo ser vivo, prosperar, y buscan como cobijo y alimento, si la suerte les da la ocasión, melenas tupidas, sanas y lustrosas.
No de otra manera, los políticos se suman a la abundancia y a la salud allí donde la encuentran, como en la manifestación del domingo en Barcelona.

No es, advierto, que esté comparando políticos y piojos sino solo en ese aspecto del que hablaba arriba, porque los humildes ftirápteros, que se sepa, no tienen la pretensión de que el pelo que ocupan ha crecido gracias a sus desvelos ni la intención de liderar su desarrollo.
Societat Civil Catalana convocó aquel mar de banderas y sonrisas que ha impedido la perpetuación de un espejismo forzado, pero ni siquiera esta excelente organización puede o pretende arrogarse el éxito de aquella gloriosa marea en Barcelona.

Fue la gente. Si se prefiere, fueron Puigdemont, Forcadell, Junqueras los que sacaron de sus casas a una Cataluña intimidada y amordazada; los que, como el rostro de Elena en el Fausto de Marlowe, fletaron mil autobuses desde toda España.
La gente anegando las calles ha vencido a la narrativa. La prensa internacional vio aquello y no se atrevió -con excepciones siempre divertidas, como el Daily Mail- a ignorarlo o representarlo como un menguado escuadrón de invasores nostálgico avanzando al paso de la oca. Han dado la noticia casi bien, en conjunto.
Y entonces llegaron los políticos, que miraban a la ingente muchedumbre como el segador mira las espigas.

¿Alguien duda por un segundo que si los líderes de nuestros partidos sospecharan u olfatearan que la manifestación iba a ser modesta, por idénticamente justa que fuera su causa, no se acercarían a ella ni con un palo?
Pero aquello fue un desbordarse de rostros alegres y, sobre todo, de votantes potenciales, y allá que fueron. En un secuestro por el que pedirán, no lo duden, el consiguiente rescate.
Pero de esto, si puedo, hablaré en otra ocasión.
Y empezamos.

El País. Oh, El País, me emociono. No solo saca a primera una foto sin trampas, sino que tampoco hay trampas en su titular de apertura: ‘Histórica manifestación contra el separatismo y por la Constitución’. Hasta el orden de motivos es el adecuado, vivir para ver, ver para creer.
Debajo, ‘La oposición descarta que se forme ahora un Gobierno de concentración’.
Y más: ‘La imagen de Cataluña se hunde por la huida de las empresas; y ‘Bruno Le Maire, ministro de Finanzas francés: «La división no es buena para la estabilidad financiera». No vayamos a pensar que pueda haber otra cosa que la pela. Tampoco pidamos milagros de un grupo mediático que le debe su angustiosa supervivencia a la banca y las finanzas.
ABC, en un plano más corto de la marcha, titula simplemente en amarillo: Cataluña. Está bien para un cartel; no sé si para un diario.
El Mundo también vibra de ardor patriótico, con una vista desde una terraza que permite, al tiempo, una magnífica panorámica de la multitud y un primer plano de vecinos enarbolando la rojigualda.
Y La Razón, muchedumbre a medio plano y mensaje personalizado: ‘Escucha, Puigdemont: España somos todos’.

 

TEMAS |
.
Fondo newsletter