«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Liberación y conquista

Cayó al fin Mosul tras un asedio interminable, igual que meses antes había sido liberada Alepo. Ha sido una historia tan simétrica que hubiera merecido un paralelismo: dos ciudades clave en Oriente Medio, tomadas por yijadistas y reconquistadas por el Ejército nacional con ayuda de sus aliados.
Pero en Alepo solo se hablaba de civiles muertos, y en Mosul de terroristas vencidos. De Alepo fue portada en todas las publicaciones occidentales un niño cubierto de polvo cuya familia ha denunciado después la manipulación indecente, sin que una sola cabecera haya perdido perdón. De Mosul no nos ha llegado foto de uno solo de los centenares de civiles muertos.
Abre El País: ‘Irak libera una Mosul arrasada por la guerra contra el ISIS’. No son los americanos, es Irak; no la ‘toma’, la ‘libera’; y si está arrasada es por culpa del ISIS. A modo de contraste, algunos titulares sobre Alepo del mismo periódico:
‘La batalla que entierra una revolución’
’47 huérfanos entre los más de 4.000 niños evacuados de Alepo’
‘El Ejército sirio proclama que ha tomado el control del este de Alepo’
‘La destrucción de Alepo, en un mapa de la ONU’
“Nuestra casa ya no existe”
‘Alepo también perdió su pasado’
Comprar El País es pedir a gritos que den masticado a quién debes considerar bueno y a quién malo.
¿He dicho El País? Todas las cabeceras, en realidad, están en el mismo bando en lo que cuenta. Para La Razón, ‘Victoria en Mosul contra el Estado Islámico’, sin más matices.
El Mundo advierte de un efecto secundario preocupantes de tan positiva noticia: ‘La caída de Mosul condena al ISIS  a la insurgencia y el terrorismo’, aunque ese ‘condena’ expresa un fatalismo que parece privar al Estado Islámico de toda responsabilidad en sus futuras matanzas.
Como segunda noticia, el ‘diario de referencia’ nos cuenta que ‘Rajoy invocará el Estatut para frenar a Puigdemont’. Tanto podría invocar el espíritu de don Pelayo, que mientras las invocaciones no vayan acompañadas con guardias, me temo que don Carles se va a quedar igual.
En ABC, Lilian Tintori, mujer del líder antichavista recién liberado (de aquella manera) Leopoldo López, alza una pancarta en una manifestación multitudinaria. Titular: ‘Venezuela no se engaña’.
Miren, yo soy tan antibolivariano como el que más, pero un diario serio no puede titular así. ‘Venezuela’ es muy grande, es mucha gente, y el «no se engaña» es llevar la interpretación de la noticia demasiado lejos. Son cosas como esta lo que convierte a los diarios en panfletos estridentes.
Claro que casi peor es lo de La Razón, que encarga una encuesta cada vez que quiere un titular al gusto, como hoy: ‘Podemos se desinfla’.
Podemos ha tenido que hacer verdaderas proezas para desinflarse. Se ha alineado tan invariablemente con todo lo feo, falso y malo que es siniestro pensar que haya millones de españoles que lo respalden. Peor: muchas de sus posiciones y declaraciones van, además, increíblemente a contrapelo de lo que opina la ‘gente’, incluso buena parte de su gente. Más parecen un experimento que un partido político.
Pero no teman los de Marhuenda, que en acercándose las elecciones ya se les ocurrirá algo a los ‘peperos’ para insuflar vida en el cadáver y seguir dividiendo a la izquierda y asustando a la derecha.
TEMAS |
.
Fondo newsletter