«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
Este artículo se publicó en La Gaceta antes de convertirse en La Gaceta de la Iberosfera, no siendo entonces propiedad de Fundación Disenso.

Primer aviso

Dos cosas, entre muchas otras, caracterizan la atmósfera política de nuestro entorno mediático oficial. La primera es comparar todo lo que no nos gusta con el Tercer Reich; la segunda, dar una bienvenida entusiasta y sonriente al Cuarto.
Leo en la primera de El País: ‘Alemania negocia un pacto «con concesiones dolorosas», nada especial ahí, pero luego en el sumario: «Socialdemócratas y democristianos sortean la presión de sus bases para formar un Gobierno que permita la estabilidad de Europa».

El diablo está en los detalles, y el detalle aquí está en la subordinada: sus bases, al final, son solo alemanas, y el canciller lo debe ser para toda Europa. La de disgustos que se hubiera ahorrado Alemania si hubiera adivinado que los tanques no eran el medio adecuado…
Abre El País con la noticia de que ‘El PNV quiere el derecho a decidir en el nuevo Estatuto’, lo que hace recordar inmediatamente un viejo y vulgar refrán español que hace referencia a la parte inferior de la espalda y al deseo imitativo. No veo mejor modo de calibrar la debilidad que se percibe en la respuesta del Gobierno al desafío independentista que esta intención vasca de emularlo.
En la foto, una escena de la Bolsa de Nueva York, que ayer vivió la mayor caída momentánea de su historia.
Ya he contado alguna vez mi proeza personal de haber salido del primer diario económico de España, después de quince años de trabajar en él, sin saber una palabra de finanzas. De esta crisis de ayer apenas he leído, pero me llamó la atención la causa a la que muchos expertos atribuyen el mal humor de los inversores: a que Trump ha suscitado que las empresas suban los sueldos. Hay ahí algo perverso, pero prefiero no ahondar.

ABC acelera su furiosa cabalgada por convertir el decano de la prensa madrileña en un panfleto partidista. Abre con el rostro del líder socialista y titular: ‘Sánchez agita la memoria histórica para ganarse a la izquierda’. Un titular, quizá, aceptable para un editorial, ciertamente para una columna de opinión. Pero para abrir un periódico serio como noticia, no lo creemos.

‘El Gobierno advierte a Torrent de que su situación es «delicada». Me espanta ver al augusto Gobierno de España recurriendo a advertencias de mafioso. «Tienes una tienda muy bonita; sería una verdadera lástima que alguien la destrozara».
El Gobierno tiene que gobernar, en serio, hacer lo que debe, atajar el mal con medidas serias y sin miedo. Ese maternal «¡como vaya para allá…!» le hace parecer débil y arbitrario.

En La Razón, ‘El PP tantea «investir» a Albiol para desgastar a Arrimadas’. Ahí tienen, negro sobre blanco, los efectos perversos del juego partitocrático: la prioridad de los ‘populares’ en medio de una crisis nacional histórica es ‘desgastar’ al partido que le quita votos por proponer lo que se esperaba que propusiera el PP.
Alguna publicidad valiente y la ayuda desinteresada de muchos lectores como tú han hecho posible esta noticia. Conoces nuestra línea editorial, a contracorriente de la ideología dominante y desacomplejadamente comprometida con la dignidad humana, la unidad de España y la identidad de Europa. No es fácil ni es barato sostener un medio de comunicación que beba de estos postulados, siempre contra los más poderosos. Por eso te pedimos que nos ayudes con una aportación, que formes parte de nuestro proyecto, que ayudes a que sigamos incordiando al Poder. Puedes hacerlo de varias maneras, infórmate aquí.

TEMAS |
.
Fondo newsletter