«Ser es defenderse», RAMIRO DE MAEZTU
La Gaceta de la Iberosfera
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Los agentes denuncian que hay incidentes cada día

Caos en Barajas ante la llegada de inmigrantes ilegales procedentes de Canarias y «pateras aéreas» desde Marruecos

Inmigrantes ilegales en Barajas. Rubén Pulido

La situación en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas es de auténtico «caos». Así lo describen las fuentes consultadas por este medio que afirman que en la actualidad el aeropuerto «se está convirtiendo en un paraíso para las mafias» ante la llegada masiva de inmigrantes ilegales desde Canarias y ‘pateras aéreas’ desde Marruecos».

Sólo en lo que va de año ya han sido más de 1.400 los inmigrantes ilegales que han acabado en el aeropuerto de la capital española enviados en «vuelos humanitarios» desde el archipiélago canario. Así los denominan en el entorno de AENA, que trata cada día de gestionar la situación de descontrol que se vive en gran parte de las instalaciones y terminales del aeropuerto.

A los inmigrantes ilegales llegados desde las Islas Canarias hay que sumar los más de 300 que han acabado en Madrid procedentes, en su mayoría, de Casablanca (Marruecos). También existen otros vuelos que registran su origen directamente en Dakar (Senegal). Se trata de vuelos que tienen como destino final países para los que sus ocupantes no precisan de visado, pero que hacen escala en Madrid. Cuando llegan a la capital española se bajan del avión e interrumpen su viaje quedándose en el aeropuerto Madrid-Barajas, donde con posterioridad solicitan asilo.

Según las fuentes policiales consultadas por LA GACETA, las «pateras aéreas» son una nueva y emergente modalidad. Es una cuestión que no pueden controlar ya que desde el destino inicial de estos vuelos no llevan a cabo controles previos que logren evitar esta situación.

La mayoría de los inmigrantes ilegales que recurren a las «pateras aéreas» son de origen subsahariano. Parten desde Marruecos y eligen como destino final San Salvador, capital de la República de El Salvador. Cuando estos vuelos se detienen en Madrid, todos bajan del avión quedando varados en la terminal 4, donde posteriormente se dirigen a las oficinas de asilo para formalizar una solicitud de protección internacional alegando razones humanitarias o de persecución por razones políticas o de índole sexual.

Hay múltiples incidentes cada día

Otra de las cuestiones que mantiene en vilo a los agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y personal de AENA son los múltiples incidentes que se producen a diario, la mayoría de ellos cuando cae la noche. «Todas las noches hay incidentes»; «Roban en las tiendas, se pelean, roban a pasajeros,…», denuncian. También están aquellos que tratan de escapar de la terminal para materializar su entrada ilegal en territorio español.

La falta de personal motiva que los vigilantes «no lleguen a todos los avisos» y se cuele gente que intenta meterse en aviones, afirman. Y es que esta es otra de las problemáticas que tienen que afrontar cada día el personal de seguridad, personal de AENA y los diferentes efectivos de la Policía Nacional y Guardia Civil destinados en Madrid-Barajas, el intento reiterado de colarse en otros aviones por parte de los inmigrantes ilegales varados en el aeropuerto de la capital española.

+ en
.
Fondo newsletter